lunes, 25 de octubre de 2010

Todo listo en San Luis para celebrar Xantolo

En este estado del norte de México, la “celebración a los muertos” va más allá de una simple fiesta repetitiva y se convierte en toda una tradición con decenas de interesantes matices que atrae por el respeto y la rigurosidad con la que se lleva a cabo
Édgar Rogelio Reyes
Fotos cortesía: Secretaría de Turismo de San Luis Potosí
Como cada año, todo se encuentra listo en San Luis Potosí para llevar a cabo la celebración de los fieles difuntos, la cual en esta zona del país es mejor conocida con el nombre de Xantolo; una fiesta del sincretismo en la que se mezclan tradiciones, religión, leyendas y creencias para dar como resultado una de las más bellas expresiones culturales de México.
En este estado del país, la deformación de la locución latina festiumominum Sanctorum o Fiesta de Todos los Santos, se convirtió al fundirse con el náhuatl, la lengua original de los pueblos de esta región, en la palabra que hoy conocemos como “Xantolo”,  propiciando el nacimiento de una de las más importantes fiestas de “Día de Muertos”  de todo el país, a la par de estados como Michoacán, Oaxaca o Morelos.
A partir del 30 de octubre y hasta el 2 de noviembre,  San Luis Potosí no hace más que recordar a sus muertos y como dicta la tradición, entre ofrendas adornadas con arcos de palma, pan, frutas, tamales y los más variados guisos, los difuntos regresan sólo por tres noches para disfrutar de estos manjares antes de continuar su viaje.
Pero Xantolo no es sólo una palabra o un nombre; es una forma diferente de concebir una misma fiesta, con sus singularidades y diferencias, con su originalidad y su rigor; pues si bien el tema es la muerte y los muertos, es cierto que en San Luis se vive y se percibe de otra manera esta tradición.
Para alagar a la muerte existen muchas formas
En medio de la profunda oscuridad de una noche cerrada, la luz de las veladoras dan vida a un estrecho y enigmático sendero de terracería que conduce hasta el camposanto. El intenso color amarrillo de cientos de pétalos de flor de cempazuchitl que se hayan regados por el improvisado camino, resalta aún con la tenue luz ambar de los pabilos que los alumbran.
 Ante tal espectáculo, el andar de todos los congregados se hace más lento a medida que se avanza y entre rezos y murmullos, las desdibujadas siluetas de las tumbas comienzan a aparecer hasta formar una imagen nítida, justo cuando se ha llegado a la puerta del cementerio en donde se llevará a cabo la ceremonia. Pero esto es sólo el comienzo.
En cada una de las comunidades que integran la ruta de Xantolo en San Luis Potosí , existen diferencias muy marcadas que caracterizan a cada población, de tal forma que en Axtla de Terrazas en la comunidad de Aguacatitla y Chalco se llevan a cabo rituales que provienen desde la misma época prehispánica como es el cambio de Bastón de Mando.
El cambio del Bastón de Mando es una solemne ceremonia que se realiza luego de las doce de la noche en el propio cementerio de la comunidad el día 1 de noviembre y es una ceremonia en la que se traspasa el poder simbólico al Fiscal.
El Fiscal es la persona encargada de cuidar el panteón de la comunidad durante todo un año y dicho cargo implica un honor para aquel que lo detenta. Entre danzas, música, oraciones y ritos mezcla de paganismo y elementos de la religión católica el cambio se lleva a cabo, esperando que el lugar donde descansan los restos de los antepasados quede a buen resguardo.
En Coxcatlan, los altares son preparados pensando en los niños, es por ello que las personas que los adornan, se esmeran en preparar los arcos y altares con juguetes para los niños difuntos, así si algún angelito tiene temor de acercarse a la ofrenda los juegos disiparan sus miedos para que se acerque a ella.
En San Antonio, una población mayoritariamente Tenek, se celebra el Santorum como una oportunidad de poner en práctica los valores culturales legados de los ancestros, por lo que es común que durante los 3 días que dura la velada de los muertos, se escuchen repetitivamente en todo el camposanto música de viento con melodías antiguas que han pasado de generación en generación con el único propósito de ser interpretadas cada año durante estas celebraciones.
Y si de compartir se trata, en San Martín Chalchicuatla, luego de 8 días de pasada  la festividad, se hace una tamalada para toda la comunidad además de que por costumbre  no se quitan los objetos del altar, sino que se dejan a la intemperie hasta que el sol y el aire los consumen.
Con estas formas, con esta originalidad y con este respeto es como se vive y se lleva a cabo la fiesta de Día de Muertos en  San Luis Potosí, un lugar en el que se podría decir, que definitivamente la muerte merece mucho la pena.
Ubicación
San Luis Potosí se ubica en el centro norte de México a aproximadamente 5 horas en autobús

Para Más información: http://www.visitasanluispotosi.com/

 





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More