jueves, 14 de octubre de 2010

Un día en Chichicastenango

Édgar Rogelio Reyes
Todos los domingos, esta pequeña población se convierte en un colorido escenario donde todas las comunidades indígenas del la región acuden a ofrecer sus productos y convierten a este lugar en uno de los más atrayentes y singulares destinos de toda Guatemala.
Al llegar a Chichicastenango, una pequeña comunidad a 140 kilómetros de la ciudad capital de Guatemala, en el municipio de Quiché, el escenario no podía ser más alucinante. En medio de un fuerte olor a copal, nos abrimos paso dificultosamente entre una multitud que parece ha tomado por asalto las angostas calles de esta comunidad, mientras que los sentidos se extravían atraídos por las escenas de una cotidianidad que para nosotros resulta fascinante.
Chichicastenango ha sido desde  tiempos muy antiguos, una población que funge como centro de comercio a las comunidades indígenas que se encuentran en sus alrededores. Es casi una tradición que cada domingo cientos de personas (indígenas) lleguen hasta aquí para ofrecer sus productos en el mercado del pueblo, haciendo de aquello una de las más extraordinarias y singulares expresiones culturales.


   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More