domingo, 9 de enero de 2011

Cruceros, las grandes ventajas y desventajas de una travesía (primera parte)

Édgar Rogelio Reyes

Cuando se habla de cruceros, existe la concepción errónea y generalizada de que éste mundo es exclusivo de la gente rica; una idea que quizá se deriva de la imagen de lujo y glamur que siempre ha acompañado a estas portentosas embarcaciones, pero que no necesariamente resulta cierta, sobre todo hoy en día cuando hacer un crucero puede ser más barato que pasar unas vacaciones en algún destino en tierra.

Si bien estas naves se caracterizan por su opulencia y elegancia, en muchas ocasiones resultan ser más baratas que realizar un viaje del mismo número de noches, hospedándose en un hotel de cinco estrellas. Desde luego todo depende de qué es lo que busque cada viajero, sin embargo, la mayoría de las personas suele pasar por alto el hecho de que los cruceros ofrecen varias ventajas que otro tipo de viajes no.

Lo primero que habría que decir en este sentido es que, de acuerdo a los expertos, este tipo de viaje puede llegar a ser en promedio 30% más barato que un viaje en tierra, sobre todo si los pasajes son comprados con anticipación o bien echas mano de alguna oferta.

La segunda gran ventaja para muchos, aunque par otros no tanto, es que te da la oportunidad de visitar varios destinos en el mismo viaje, distintas ciudades en distintos países, todo por el mismo boleto y sin tener que cambiar varias veces de avión o utilizar el tren.

Adiós a los largos traslados, a las reservaciones por anticipado y al pago de diferentes tarifas de hotel en cada lugar.
  
En tercer lugar se encuentra la conveniencia de no tener que empacar y desempacar varias veces durante un viaje, no importando que este sea prolongado; un solo camarote, una sola instalación y ¡listo! a disfrutar del viaje.

Otros hacen mucho énfasis en la ventaja que supone tener incluidas todas las comidas y el entretenimiento necesarios durante la travesía. De hecho, de lo primero que puedes olvidarte cuando compras un boleto de este tipo, es de esas dos cosas.

Cabe subrayar que, como en todos los casos, la calidad de dicha comida varía dependiendo de la calidad del propio crucero, puedes encontrar algunos con una comida realmente digna de hacer mención y otros cuya cocina cumple única y exclusivamente con la función de alimentarte.

Quizá de lo único que siempre podrás estar seguro es que serán bastas, pues por lo general hay bufés a todas horas del día. Aunque si prefieres otro tipo de servicio, existen también restaurantes de espacialidades en los que los platillos son a la carta.

En este apartado es pertinente mencionar que las bebidas están también incluidas en la mayoría de los cruceros, sin embrago, siempre conviene preguntar antes de comprar un pasaje, si incluye bebidas alcohólicas y si éstas tienen algún tipo de restricción en cuento a la calidad. En ciertas ocasiones las marcas de mejor calidad están excluidas y es necesario pagar un precio extra por ellas

El entretenimiento a bordo

El entretenimiento en un crucero es un tema del que se puede escribir un artículo completo, sin embargo, por cuestión de espacio trataré de abordar los aspectos generales.

Dependiendo de cada navío, puedes encontrar desde teatros con capacidad para más de dos mil espectadores, salas de cine, bares, bibliotecas, piscinas, galerías, tiendas de ropa, joyerías, discotecas y hasta casinos.

Todas estas instalaciones funcionan de la misma manera que un teatro, un cine o una galería convencional, de modo que puedes disfrutar de puestas en escena, películas de estreno o encontrar alguno que otro cuadro digno de llevar a casa.
Aunque la calidad de los espectáculos por lo general es bastante buena, sin duda varían dependiendo de la calidad del crucero en que te encuentres.

Si eres de los que te gusta la fiesta hasta el amanecer, la mayoría de estos colosos de alta mar cuentan con discotecas que funciona hasta altas horas de la noche o si lo prefieres puedes pasar largas horas probando tu suerte en el casino.

Pero no todo el entretenimiento debe de tener necesariamente un show de por medio. Muchos pasajeros encuentran relajación en algunos de los múltiples bares que existen abordo, algunos otros (los menos) prefieren matar el tiempo leyendo un buen libro en la biblioteca y los más jóvenes buscan otro tipo de diversiones como escalar una pared artificial o tomar clases de surf en una piscina especialmente diseñada para ello.
  
Y si crees que embarcarte durante varios días implica sacrificar lujos como el SPA o el gimnasio, estás equivocado, hoy en día los cruceros, de la misma forma que ocurre con los hoteles, tienen mucho cuidado de dar a sus clientes este tipo de servicios, algunos de los cuales son incluso mejores que muchos que puedes encontrar en tierra.

De modo que si estás pensando iniciar una aventura en crucero, estos son algunos buenos puntos a tomar en cuenta, aunque como todo existen sus inconvenientes, pero de eso escribiremos en otra entrega.






0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More