viernes, 28 de enero de 2011

Sólo Calderón cree que la violencia no afecta el turismo

Édgar Rogelio Reyes
peon_e3@yahoo.com.mx  
Leo con asombro las recientes declaraciones del presidente Calderón, en el sentido de que “la inseguridad en México no afecta el turismo”  y me da la impresión de que tanto él como muchos miembros de su gabinete, continúan en la línea de negar sistemáticamente una realidad evidente.
Basta tener una pequeña conversación con los hoteleros de casi cualquier estado de la república para conocer de primera mano la situación que enfrentan quienes viven día a día el turismo.
Basta dar una ojeada a los periódicos del día para enterarse de que varias navieras tienen intención de modificar sus itinerarios de viaje e incluso llevar sus barcos a otros países, debido principalmente a que intentan resguardar a sus pasajeros de la violencia que se vive en México actualmente.
Sólo se necesita revisar las estadísticas de ocupación hotelera en estados del norte del país para saber que los turistas han dejado de llegar hasta en un 40% o más.
Desde la infortunada llegada de Vicente Fox a la presidencia, los discursos de los mandatarios mexicanos se han caracterizado por sus profundas inconsistencias. El hecho de que, según cifras de la Secretaría de Turismo durante 2010 hayan llegado a México 22 millones 600 mil turistas internacionales, lo cual suena algo extraño, no quiere decir que el sector turístico no se haya visto afectado por esta espiral de violencia.
De ser ciertas las cifras de la dependencia, quiere decir que el país podría haber superado fácilmente los arribos del 2008 de no vivir la circunstancia que vive.  No obstante, algo que resulta de llamar la atención es el cambio de discurso por parte del propio presidente.
Durante la inauguración de la Convención Nacional de Turismo 2011, en donde firmó el decreto para declarar 2011 el año del Turismo en México, (iniciativa que por cierto fue propuesta por la Secretaría de Turismo del Distrito Federal y no por la oficina de Masaryk 172) Calderón dijo que el 99.99% de los turistas que llegan a México se van totalmente satisfechos.
Una declaración igualmente cuestionable, si se toma en cuenta que en el país existen muchas cosas aún por corregir para mejorar la estancia de los turistas, sin embargo, aceptado sin conceder, que las cifras reflejen una realidad, el problema no radica en que los visitantes que ya llegaron al país regresen satisfechos, eso se debe dar por descontado. Ese es nuestro trabajo.
El verdadero problema radica en convencer a miles de extranjeros más, quienes no le han querido conceder a México el beneficio de la duda, de que la realidad del país no es tan catastrófica como pintan los medios de comunicación internacionales.
El problema radica en lograr insertar en la mente de miles de extranjeros que México es un país de casi 2 millones de kilómetros cuadrados en donde lo que pasa en Chihuahua, no es necesariamente lo que ocurren el Puerto Vallarta, Cancún, la Riviera Maya, Los Cabos o en Riviera Nayarit.     
El trabajo radica en convencer a miles de posibles turistas de que los mayores problemas se enfocan en los estados del norte; estados que nunca se han caracterizado por ser grandes polos turísticos, aunque de igual forma han visto afectado su número de llegadas, y que, salvo algunos casos muy específicos, los centros turísticos no son por mucho, la zona de guerra que han querido pintar los noticieros internacionales.
Lo que resulta extraño en el discurso del presidente, es que ahora busque el apoyo de toda la sociedad mexicana para que “se hable bien de México” cuando por años él mismo es quien ha diseminado el discurso de que en México se está “librando una guerra”, un discurso que intentó en un principio dar una imagen de firmeza y autoridad, pero que a la larga a costado mucho a la imagen del país.
¿Será que a Calderón ya le dijeron que no debe de hablar con términos que mediáticamente afecten de forma tan grave a su país?    



1 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que la situación que Calderón ha descrito muchas veces como "guerra" no casa muy bien con la idea de fomentar el turismo.
Completamente acertado tu comentario.

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More