lunes, 3 de enero de 2011

Xcaret, un parque fascinate por naturaleza

Édgar Rogelio Reyes
Este no es un parque de diversiones común, de hecho, aquí no existen la mayoría de las cosas que existen en otros parques; no hay montañas rusas con nombres de superhéroes famosos ni espectáculos de vaqueros, no existen tampoco barcos piratas que navegan por el Caribe y mucho menos  rincones con nombres como Indiana Jones o Nemo.
Aquí tampoco  existen esos grandes  estudios repletos de tecnología que llevan a los visitantes a un viaje por el espacio exterior, ni autos que viajan en el tiempo. Aquí sólo hay vegetación, mucha vegetación, árboles, ríos, lagunas, fauna, sólo eso, naturaleza.
 En este lugar las atracciones no son los actores que blanden sables laser, ni famosos espías británicos en coches deportivos; aquí  lo que llama la atención del espectador es el color del agua, la caprichosa forma de los ríos subterráneos, los colores de las mariposas y la lluvia que cae repentina en medio de un soleado día.
Aquí  no existen esas enormes avenidas que conducen a miles de personas de un lado a otro, por el contrario, los visitantes se movilizan lentamente por entre los estrechos senderos que ha dejado la selva y que el hombre se ha encargado de mantener de esa forma para su uso.
Aquellos mismos senderos que seguramente los antiguos mayas recorrieron cuando eran amos y señores de estas tierras y acudían a estos lugares para llevar a cabo sus ceremonias rituales.
El rugido de un Jaguar, el ruido de una cascada, el gritar incontenible de los nerviosos monos araña y la extraña fisonomía de un tapir son las cosas que provocan el asombro de quienes aquí acuden, no importando que se trate de niños o de hombres y mujeres mayores.
Así es Xacaret, el parque más famoso de Cancún y quizá de todo México. Una “pequeña caleta” (significado de Xcaret en Maya) que se ha convertido en los últimos años en una de las más grandes atracciones del estado de Quintana Roo.
Un lugar en donde se puede vivir una experiencia mucho muy distinta a lo que se está acostumbrado ene un parque convencional, ya sea nadando en un milenario río subterráneo, disfrutando de sus espectáculos o simplemente paseando por entre sus intrincados senderos y dejándose maravillar por la belleza de sus rincones, dejándose abromar por su colorido, por sus aromas y sus sonidos.
 Xacaret es un parque temático diferente donde sus principales atracciones fueron creadas hace miles de años por la propia naturaleza, un parque  donde el placer se encuentra en adentrase en la belleza de lo natural.
En este lugar los atractivos consisten en sumergirse en sus ríos y adentrarse en sus cavernas, en bucera entre miles de especies marinas típicas de la región, el place se encuentra en enfundarse un escafandra y, al mas puro estilo del u n libro de Julio Verne, caminar por el fondo del mar.
 El placer se encuentra en escuchar el estruendo producido por los cientos de crías de guacamayas que nacen en su criadero o detenerse a contemplar por algunos minutos la belleza de un jaguar.
Escenarios increíbles regalados por la naturaleza
Justo en la entrada del río subterráneo, en esa que recuerda la entrada de un cenote, ahí donde se agolpan docenas de visitantes  que intentan sumergirse en sus  aguas, el rostro de un pequeño niño  me recordó a mí mismo hace muchos años.
La expresión de extrañeza en su semblante debió haber sido la misma que yo puse  cuando por primera vez visité este extraordinario lugar del sur de México. Entonces, como quizá sucedió ahora, el intenso color azul del agua que salía por aquella gruta despertó en mi mente de niño ciertas suspicacias. Creía que el río adquiría esa tonalidad gracias a alguna tintura artificial que le adicionaban en este parque.
No sé sí aquel niño lo habrá hecho también, pero recuerdo perfectamente que en medio de mi incredulidad de infante, metía una y otra vez la mano entre el agua para ver si lograba  atrapar al menos un poco el color que mis ojos veían, no obstante, cada ocasión un cristalino líquido escapaba entre mis dedos sin dejar el más mínimo rastro de tal color.

Después de unos minutos, el niño abandonó su afán de investigador y se sumergió como todos en la aguas del río para comenzar el recorrido más espectacular que ofrece este legar.
Estas son la clase de atracciones que ofrece Xacaret, atracciones naturales, atracciones que atrapan los sentidos y te dejan recuerdos difíciles de olvidar.
Pero Xcaret no es sólo eso, en este parque sus visitantes pueden disfrutar de espectáculos musicales, shows de aves, un pequeño zoológico, un área de reproducción de ortugas y un gran número de actividades como nado con delfines, nado con tiburones, Sea Trek, Snuba y hasta una sesión de Temascal.
Información práctica  
*Xcaret se encuentra ubicado a 60 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Cancún y a sólo 6 kilómetros de Playa del Carmen.
*Se encuentra abierto los 365 días del año en un horario de 8:30 am a 9:30 pm.
*La entrada tiene un precio de 1,247 pesos (100 dólares aprox) para los adultos; en el caso de los niños el precio es de  862 pesos  (70 dólares) y si compras las estradas por Internet te ofrecen un 10% de descuento.
 *Este precio incluye una comida bufé, entrada al espectáculo Xacret México Espectacular, así como 10% de descuento en actividades como el Temascal y  el Snuba  

  Para más información: http://www.xcaret.com.mx/

  Notas relacionadas
La Sexta edición del Festival de traciiones de Vida y Muerte en Xcaret...
http://www.fragmentosdetornavuelta.com/2011/10/la-sexta-edicion-del-festival-de-vida-y.html



 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More