miércoles, 9 de febrero de 2011

Cabo Adventures, navegando en velero bajo el sol de Los Cabos

Édgar Rogelio Reyes


En estas embarcaciones como en ninguna otra se reta a las fuerzas de la naturaleza y a la suerte haciendo uso únicamente de la inteligencia y el conocimiento.

Pocas cosas evocan una visión más romántica del mar como la imagen de un velero navegando. Aquella escena de una solitaria embarcación moviéndose lentamente entre las tranquilas aguas de un mar inmenso, irremediablemente evoca los sueños y pensamientos más conmovedores y placenteros que la ensoñación es capaz de crear.

Pero esa es sólo una de la varias imágenes de lo que un velero puede llegar a ser, ya que así como esta milenaria y casi mítica embarcación es capaz de despertar los más plácidos deseos, igualmente puede llegar a desencadenar los más puros e incontenibles afanes aventureros.

Auque hoy en día los veleros son considerados más como un pasatiempo de millonarios y deportistas profesionales, estas épicas naves jamás perderán el encanto que les ha llevado a conquistar la imaginación humana.

Y lo mejor de todo, es que actualmente es posible experimentar la incomparable experiencia de tripular un velero de competencia, sin necesidad de ser un atleta de alto rendimiento, o un caprichoso millonario; basta con trasladarse a Los Cabos Baja California, para  tripular uno de estos incomparables navíos y sentir de cerca la emoción de una carrera en alta mar. Una regata.

Acompañado de un equipo de profesionales expertos en regatas provenientes de Nueva Zelanda, los turistas que gusten de este tipo de aventuras, podrán vivir en carne propia las emociones y las vicisitudes propias que implica navegar en un velero a altas velocidades.

Ya sea que sólo se embarquen y observen cómo los profesionales se encargan de guiar los destinos de la nave, o bien que tomen parte activa en la carrera, esta es una experiencia difícil de comparar.

Todo comienza con una rápida instrucción, indicaciones precisas y fáciles de entender a cerca de cómo funciona un velero y su forma de navegar, palabras clave, y todo aquello que se debe evitar para no tener un accidente. Luego, cada equipo conformado por 12 tripulantes, se abordan los veleros, y se está listo para iniciar la carrera.

Estas son embarcaciones profesionales muy parecidas a las que se utilizan en competencias internacionales, de modo que la forma en como se comportan una vez iniciado el recorrido, dista mucho de ser un paseo en yate por una plácida bahía.

No, esto es muy diferente y emocionante, pues aunque en apariencia estas embarcaciones no son capaces de alcanzar grandes velocidades, basta estar sobre una de ellas cuando se elevan las velas, para darse cuenta de cuan equivocada puede ser una percepción.

Desde la playa, el movimiento de los barcos parece ser tan sutil que hace difícil percibir la manera tan pronunciada en como estos se inclinan, al grado de hacer pensar a quien va a bordo, que en cualquier momento puedes salir disparado fuera de la nave, sin embargo, luego de algunos giros de práctica, esta sensación desaparece y comienzas a disfrutar de la adrenalina que es navegar a vela.

Aquí todas las habilidades se ponen a prueba, el trabajo en equipo y el compañerismo son dos rasgos distintivos que caracterizan a este tipo de competencias en donde la capacidad de cada individuo es puesta a prueba, pero también la del conjunto.

Todo es un perfecto engranaje, existe un capitán que guía el barco y da las indicaciones conforme las condiciones del viento se presentan, vira el timón y coordina al grupo para guiar al barco,  todo esta perfectamente calculado, mientras que una parte del equipo ayuda a levantar las velas con ayuda de unas poleas, la otra se hace cargo de las cuerdas.

Sin embargo, lo fascinante en este sentido, es la forma tan exacta en que cada uno de los elementos del equipo trabaja en función del bien colectivo, no obstante muchas cosas  en este deporte están sujetas al zar, se depende del viento, de las olas, y en buena medida de una dosis de suerte para lograr tus objetivos.

Sin embargo, es precisamente eso lo que hace tan fascinante a los veleros, ya que en estas embarcaciones como en ninguna otra se reta a las fuerzas de la naturaleza y a la suerte haciendo uso únicamente de la inteligencia y el conocimiento.

Se gane o no, el simple hecho de tener la oportunidad de navegar en una de estas fantásticas embarcaciones es algo digno de experimentarse y que es posible es muy pocos lugares del mundo, uno de ellos es Los Cabos.



Datos
Cabo Adventures es el nombre de la compañía encargada de ofrecer este singular servicio, mejor conocido como America’ s Cup  Yacht racing; los recorridos son de aproximadamente dos horas y media y no se necesita ningún tipo de experiencia previa. La edad mínima para participar en esta carrera es de 12 años

Para más información: http://www.caboadventures.com/





















0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More