domingo, 13 de febrero de 2011

La Ruta Puuc, el legado arquitectónico de la cultura Maya

Édgar Rogelio Reyes
Cuando se habla de la cultura Maya, usualmente se hace referencia a sus avanzados conocimientos matemáticos y astronómicos, a la increíble precisión de su calendario y a lo basto que fue este imperio antes de que, por razones aún no confirmadas, desapareciera casi por completo de un momento a otro.
Sin embargo, existe un aspecto del que poco se habla y que por muchos años ha permanecido restringido a un reducido círculo de especialistas, no obstante ser un tema de extraordinaria relevancia y capaz de despertar la fascinación de muchos estudiosos: su arquitectura.
 Si bien la arquitectura maya se distingue principalmente por sus construcciones piramidales, de acuerdo con los expertos, cada uno de estos edificios cuenta con características propias que los hacen diferentes dependiendo de la época y los propósitos para los que fueron construidos.
Así pues, arcos de forma triangular, fosos, bóvedas o cresterías son características que sirven a los especialistas para dilucidar los períodos y las técnicas con las que fueron construidas. Así pues, adentrarse en los pasillos de estas antiguas ciudades prehispánicas,  implica no sólo sumergirse en el mágico mundo de historia, leyendas y profecías, sino también en la historia de una civilización que como muchas otras, intentaba reflejar la forma en cómo entendían el mundo a través de su arquitectura.
Por tanto, perderse en los pasillos de Calakmul en Campeche, es una experiencia diferente a deambular  por Chichen Itzá en Yucatán, o recorrer los rincones de Ek Balam y Cobá en Quintana Roo.
Actualmente, existen  productos turísticos especializados en el tema de la arquitectura maya, especialmente diseñados para aquellos viajeros que buscan adentrarse un poco más en este interesante tema.
Uno de ellos es el conocido como La Ruta Pucc, un recorrido a través de las urbes mayas más importantes del estado de Yucatán, en la que se visitan sitios como Uxmal, Oxkintok, Kabah, Sayil, Xlapak, Labná entre otras.
Puuc es la palabra maya que significa “cerros bajos” y es uno de los cinco estilos arquitectónicos que fueron utilizadas por esta cultura. El estilo Pucc se caracteriza por el uso de cresterías en la parte alta de los edificios, columnas falsas encajadas en las fachadas, así como el uso de los rombos y las grecas como elemento distintivo de decoración.
Otra características de las ciudades construidas bajo este estilo, es el utilización de cisternas o Chultenes,  que servían para que sus pobladores recogieran el agua de las lluvias cuando no se contaba con otras formas de abastecimiento.

Por este motivo, las representaciones del dios Chaac, dios de la lluvia, son tan recurrentes en esta zona, como una forma de rendir culto a la deidad para asegurar suficiente lluvia.

Pero quizá la ciudad más representativa del estilo Pucc sea Uxmal, localizada a 62 kilómetros de la ciudad de Mérida, esta urbe perteneciente al período clásico, cuenta con edificaciones que destacan no sólo por sus dimensiones sino por su ornamentación.

La Casa del Adivino y el Cuadrángulo de las Monjas son ejemplos muy claros de las características que distinguían a este estilo, por un lado, los muros inferiores lisos carentes de ornamentación, y por el otro, techos sumamente ornamentados en los que se pueden apreciar representaciones de figuras humanas y animales como pájaros y monos, así como esquinas rematadas por mascarones con la imagen del dios Chaac y cabezas de serpiente.

Por otro lado se encuentra Kabah, otro sitio arqueológico que se distingue por una serie de piedras labradas que cuentan la historia de cada uno de sus edificios que ahí se encuentran.

Kabah está conformada en tres zonas o conjuntos arquitectónicos, cada uno de los cuales muestra a detalle la evolución de la arquitectura Pucc desde el estilo Pucc Temprano con el Templo del Sol, pasando por un estilo intermedio que se refleja en el Teocalli, hasta llegar al Gran Palacio que es la consumación o el arquetipo de esta corriente.

Cuenta con un pequeño conjunto habitacional con un templo central que marca la entrada a la ciudad. A partir de ese lugar, la concentración de edificios se incrementa hasta desembocar en el gran arco de entrada al área monumental.

La "estera enrocada" es el edificio más relevante, una construcción que bien podría ser definida como el barroco Pucc por lo recargado de su ornamentación, en la que es posible apreciar 250 mascarones de Chaac y piedras labradas formando mosaicos.

Nombrada Parque Estatal por el gobierno yucateco en 1993, esta zona arqueológica es por mucho, uno de los sitios más representativos del esplendor Pucc.

La ruta la cierra Loltún, un sitio de singulares características que más que una ciudad, es un conjunto de grutas que hizo las veces de centro religioso y refugio para los antiguos.

A diferencia de los demás sitios que conforman esta travesía, lo que más caracteriza a Loltún, cuyo nombre significa  Flor de Piedra, son las pinturas rupestres que se encuentran en sus paredes.

Principalmente manos y rostros humanos, pero también figuras de animales y grecas son los vestigios encontrados en estas enormes cuevas de caprichosas formas y a las que se unen algunas esculturas como la del “Guerrero de Lotún” o una escultura de una cabeza de rasgos olmecas ataviada con un penacho.

Éstos son sólo tres ejemplos de las ciudades que recorre la Ruta Pucc, una zona donde es posible encontrar estructuras que han sido totalmente restauradas, otras que se encuentran en proceso y algunas más que aún están cubiertas de hierbas, árboles y vegetación densa esperando ser admiradas por los visitantes.

  Para más información: http://www.yucatan.travel/


0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More