miércoles, 2 de febrero de 2011

Vino de Hielo, un helado placer invernal

Édgar Rogelio Reyes
Definitivamente no todo en el invierno son bajas temperaturas, pies fríos o nevadas que trastornan por completo la vida cotidiana de miles de personas. Esta gélida temporada trae también consigo cosas agradables y placeres que en otra época del año simplemente no existirían.

Uno de esos placeres es el vino de hielo, una icónica bebida que con el paso de los años se ha convertido en un producto muy apreciado y cada vez más consumido en países cuyos inviernos son capaces de cubrir de nieve sus viñedos.

Aunque para muchos pueda sonar extraño desde el nombre, el vino de hielo tiene una larga tradición que data de finales del siglo XVIII en países como Alemania y Austria y más recientemente en Francia, Canadá e incluso España, a grado tal que en la provincia canadiense de Ontario existe incluso un festival en honor a esta bebida.

El vino de hielo se caracteriza por tener un proceso de elaboración muy peculiar, distinto en muchos sentidos al de un vino convencional, ya  que las uvas con el que se fabrica son cosechadas tras varios días de haber comenzado las primeras nevadas, justo cuando las temperaturas en los viñedos se encuentran entre los 7 y los 16 grados bajo cero.

Lo anterior garantiza que las uvas se encuentren totalmente congeladas y al tiempo de exprimirlas sólo producen una pequeña cantidad de jugo con altas concentraciones de azúcar, ácidos y extractos.

Esto da como resultado un vino dulce de acidez intensa que suele ir muy bien con los postres o incluso solo ya que resulta bastante refrescante. No obstante su creciente demanda, este tipo de vino es por lo general caro debido a que cada cosecha de uvas congeladas sólo produce el 10 por ciento de lo que podría extraerse en condiciones normales para hacer un vino convencional.   

Del Festival

Tal es la popularidad que ha alcanzado esta bebida en Canadá, a pesar de que este país tiene relativamente pocos años fabricándola, que desde 1985 se lleva a cabo en la provincia de Ontario el “Festival del Vino de Hielo”

Del 14 al 30 de enero de 2011 se llevó a cabo la XVI edición de esta reunión anual, en donde entre otras cosas, los visitantes pudieron disfrutar de recorridos por los viñedos, degustaciones de los vinos y cenas de gala en las que no sólo se prueban estos famosos caldos invernales sino también vinos tradicionales que se acompañan por platillos de cocina experimental.

Si se es realmente fanático, este es el  lugar exacto para poder  degustar  algunos de los vinos de hielo más famosos de la región, provenientes de bodegas  especializadas en el arte de producir esta tan peculiar bebida.

Todo un arte

Uno de los elementos que hacen tan problemática la elaboración del vino de hielo es la dependencia tan marcada al factor climático.

Ya que este vino se elabora con uvas que han permanecido por varios meses en la parra, 
si la helada no llega de manera temprana puede que las uvas se pudran, o bien, si la helada es muy fuerte, la uvas pueden estar tan congeladas que es casi imposible extraer jugo de ellas.

Aunque la temperatura a la que se puede comenzar a cosechar es llegados los siete grados bajo cero, lo más recomendable es que esta se encuentre entre menos 12 y menos 16 grados.

Para más información: www.niagarawinefestivals.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More