lunes, 21 de marzo de 2011

Comalcalco, una ciudad maya muy singular

Un lugar cuya singularidad atrapa no sólo por su historia, sino también por su belleza arquitectónica y por la tranquilidad que se percibe cuando se está entre sus edificaciones

Édgar Rogelio Reyes

peon_e3@yahoo.com.mx

Bajo un cielo despejado, de esos cuyo azul tan intenso provoca asombro y que dicen que aquí en Tabasco son tan comunes, la silueta de una de las antiguas edificaciones mayas se levanta majestuosa y monumental, como si por ella no hubiesen pasado tantos años de abandono.

Justo por encima de ella pero en un segundo plano, la imagen de una nube deambulaba como aletargada por el viento y se aleja lentamente hasta perderse detrás de la estructura, creando una de esas imágenes que lo sumen a uno en una intensa contemplación.

Nosotros, rendidos ante el implacable calor que para aquella hora había alcanzado los cuarenta y tres grados centígrados nos encontramos postrados en uno de los montículos que se ubican justo al centro de lo que antiguamente formó parte de una plaza. De frente, la estructura más grande y mejor conservada y a nuestros costados, dos edificaciones de menor tamaño que aparentemente tuvieron en su momento un uso religioso.


La figura de aquella pirámide había llamado mi atención desde el primer momento, pero no alcanzaba a encontrar la razón de ello, ante mi extrañeza, Sergio, un amigo tabasqueño que nació en este municipio y que ha visitado esta zona arqueológica desde que era un niño, me dijo, “te invito una cerveza si me dices qué tiene de diferente”, haciendo referencia al edificio que teníamos frente a nosotros.

Inconscientemente sabía que algo era diferente, trataba de recordar algún detalle que pudiera darme una pista del por qué de esta sensación, pero por más que le daba vueltas a mis recuerdos, no encontraba ninguna característica fuera de lo común que hiciera de este sitio algo singular, no había esos arcos mayas en forma de triángulo que existían en otras zona arqueológicas, ni construcciones monumentales, tampoco una distribución muy diferente al de otras ciudades.

Sabiendo que difícilmente daría en el clavo, Sergio, con una voz que estaba muy lejos de contener ese aire doctoral de los académicos, me dijo, “son de ladrillo, guey”. Aunque en un primer momento puse su aparentemente ridícula aseveración en duda, no tarde mucho en comprobar que mi compañero decía la verdad.

Es cierto, la textura de las paredes no correspondían a la forma que se aprecia en otras ciudades mayas, siempre más lisas y de aspecto redondeado por la piedra con la que están construidas, aquí todo variaba, la textura se volvía rugosa, los pedazos de los ladrillos fracturados permitían observar sin lugar a dudas, que aquello era la unión de pequeños trozos de barro cocido.

Incluso, el color de la edificación era diferente al de muchas otras que habíamos observado anteriormente, el color del barro resultaba inconfundible y su aspecto motivaba mi asombro.

Comalcalco, como es llamada esta zona arqueológica, tiene la extraña particularidad de estar construida, a diferencia de todas las demás ciudades mayas, con ladrillos y no con piedras, particularidad que le ha valido numerosas investigaciones.

Una ciudad perteneciente al período clásico maya que constituyó en sus tiempos de mayor esplendor, la última frontera al occidente del imperio maya, que fue contemporánea de ciudades como Palenque y Yaxchilan en Chiapas, Uxmal en Yucatán y Tikal en Guatemala.

Tomando un aire un poco más serio, Sergio me comenta que no existe ninguna otra ciudad en todo el mundo Maya con las mismas características que Comalcalco y que debido a ello, esta es uno de los atractivos turísticos más visitados de todo el estado.

Dice que hasta ahora nadie ha podido definir con certeza la razón de esta importante diferencia, pero que todo apunta al hecho de que en la zona no existe la suficiente cantidad de piedra como para edificar este tipo de construcciones, lo cual revela la impresionante capacidad de adaptación de aquel extraordinario pueblo.

En un extraordinario ejercicio de memoria, mi acompañante, intenta recordar la conformación exacta del sitio y menciona que se encuentra integrado por tres grandes conjuntos arquitectónicos, La Plaza Norte, la Gran Acrópolis y la Acrópolis Este, todas edificadas con la misma técnica e integradas principalmente por edificios cívico- religiosos.

A pesar de no contar con edificaciones monumentales como ocurre en otras ciudades mayas o tener una extensión importante, Comalcalco es un sitio de singular belleza, que al combinarse con el paisaje que lo rodea, sus cielos azules y la tranquilidad que irradian estas antiguas construcciones, logran atrapar la atención del visitante, quien piensa que fueron edificadas con ese fin, subyugar al que las mire.

Informción Práctica:

Dónde:
La antigua ciudad de Comalcalco se localiza en el actual estado de Tabasco, sureste de México, en el municipio (condado) del mismo nombre y a  56 kilómetros de la Villahermosa, la capital del estado.

Cómo llegar:
Para llegar a Tabasco es necesario tomar un vuelo de aproximadamente 1 hora 30 minutos desde Ciudad de México, pues por carretera el trayecto sería de 750 kilómetros, lo que se traduce en aproximadamente 9 horas en autobus.

Dónde hospedarse
En este punto, creo que lo mejor es tomar como base la capital Villaermosa pues es ahí donde se concentra la major oferta hotelera con propiedades que van desde el Hilton hasta pequeños hoteles más económicos.

Clima:
Si decides visitar Tabasco, recuerda que este estado es sumamente caluroso y con promedio de humedad altísimo, de modo que ve preparado con mucha ropa cómoda y ligera pues debido a esta humedad es necesario cambiarse de ropa constantemente. Además, lleva contigo un sombrero y bloqueador solar para protegerte del intenso calor. 



1 comentarios:

Mexicana dijo...

"La tierra de los comales" es la traducción de Comalcalco, y como bien comenta el blogista, es una ciudad de singular belleza para visitar. Les invitamos. "Vamos a Tabasco, que Tabasco es un edén".

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More