viernes, 29 de abril de 2011

Spas, relajación y descanso en la Republica Checa

Édgar Rogelio Reyes.

En esta parte del mundo, cuando se habla de la República Checa, invariablemente se piensa en castillos, en callejones acogedores llenos de pequeños restaurantes, en puentes medievales, y en general, en muchos otros detalles que han hecho famosa mundialmente a Praga.

Sin embargo, poco se piensa en la República Checa como un sitio de descanso y relajación a pesar de que este país cuenta con balnearios famosos en toda Europa, lo cuales anualmente atraen a miles de visitantes y son el centro de reunión de los antes del Spa, la relajación y la vida relajada.   


Uno de ellos es Karlovy Vary, una ciudad  que para muchos podría ser considerada como uno de los mejores centros de spa del viejo continente.

Desde hace siglos, esta antigua urbe  ha sido visitada por miles de personas que, atraídas por las propiedades curativas de sus decenas de manantiales naturales, buscan un lugar para relajarse y descansar, entregarse al hedonismo y mejorar su salud.

Hoy en día Karlovy Vary se ha unido a  la gran corriente mundial de la “salud por medio del agua” y además de ofrecer los tradicionales terapias de aguas termales que lo han hecho famoso, sus spas manejan una amplia lista de tratamientos para satisfacer todos los gustos, desde masajes relajantes y terapias corporales para el cuidado de la piel, hasta  programas de reducción de peso.

Sus distintos spas ofrecen paquetes especiales que combinan varios tipos de procedimientos, diseñados dependiendo del la edad y el estado físico de la persona; y aunque los más socorridos son los estéticos, las estancias médicas de varias semanas de duración, son sumamente demandadas por personas que buscan atender ciertos problemas específicos de salud, como alteraciones en el sistema circulatorio, el aparto digestivo o el sistema nervioso.

Y como en todos los spas, cada uno de los detalles cuentan para hacer de la estancia del huésped toda una experiencia, de modo que  la gastronomía es un punto sumamente importante en este lugar, ya que los visitantes podrán degustar desde menús dietéticos elaborados ex profeso como parte de alguno de sus tratamientos, hasta lo más tradicional de la comida checa, o bien, varias especialidades de comida internacional.

En general, esta antigua ciudad fundada alrededor de 1350 por el emperador Carlos IV parece hacer sido pensada en función del deleite de los sentidos, y en especial, como un lugar pensado para el descanso y la relajación, ya que su centro, ubicado en las márgenes del río Teplá, se encuentra rodeado de hermosos paisajes que invitan a recorrerlo tranquilamente y disfrutar, de tardes tranquilas relajadas.

Todo ello se complementa con la amplia oferta cultural que Karlovy Vary posee, destacando los eventos de carácter anual tanto de música como de cine, como son el Festival Internacional de Jazz, que se celebra en mayo o el Festival Mozart.








  




0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More