lunes, 4 de abril de 2011

Teotihuacan, impresionante y majestuosa

Creo que así como dice el texto de Consuelo, deberíamos tener mucho más cuidado con nuestros sitios arqueológicos, pero sobretodo, con la forma en que los valoramos historicamente, pues muchas personas sólo acuden a ellos por el simple hecho de acudir, sin tener el menor cuidado en tratar de aprender un poco más sobre su historia e importancia.
Valga este texto para tratar de hacer un poco de conciencia al respecto. 
Por Ma. Consuelo Contreras Esquivel
consu_elo4@yahoo.com.mx

Teotihuacan se encuentra a 45 kilómetros al noroeste de la ciudad, es un precioso valle donde moran las Pirámides del Sol y la Luna, guardianes de la Calzada de los Muertos

He estado varias veces en Teotihuacan y no alcanzo a conocerla del todo, a lo mejor porque  mi atención se distrae con la longitud y amplitud que tiene la Calzada de los Muertos —aproximadamente dos kilómetros—y con la multitud de pequeñas pirámides  que a sus costados emergen, que de acuerdo con los expertos, son los vestigios de pequeños mausoleos ahí colocados.
Cuando esto escribo faltan pocos días para que ocurra el Equinoccio de Primavera y no quiero pensar en la gran cantidad de personas que acuden a violar y destruir este inmenso espacio lleno de la historia, arquitectura y conocimientos científicos y espirituales que caracterizaron a la cultura que ahí se asentó 600 años antes de Cristo, la Teotihuacana.
Según dicen los documentos, Teotihuacan se construyó en la época de Miccaotli, en los años 150-250 de nuestra era y su nombre en náhuatl significa: ‘la ciudad donde los hombres se convierten en dioses’. Sin lugar a dudas es uno de los lugares más impresionantes de la República Mexicana, por las construcciones que tiene, por su antigüedad, por sus proporciones, pero sobre todo por la gran cantidad de historia ahí contenida.
Hace poco estuve en esta importante zona arqueológica y me desilusionó el hecho de constatar que una gran parte de la población mexicana ha tomado este lugar, más que como un sitio histórico y lugar de nuestras raíces; como un lugar para hacer `un día de campo`, y por el cual no se muestra respeto alguno: personas que meten a sus perros y suben con ellos las  pirámides, niños jugando sobre los restos arqueológicos, personas comiendo y tirando basura.  
Me pregunto si esas personas sabrán algo de la grandeza que tuvo, y que tiene, esta gran ciudad prehispánica donde se erige el Templo de Quetzalcóatl, también conocido como La Serpiente Emplumada y que es una de las construcciones más bellas del México antiguo.   
 ¿Sabrán que Quetzalcóatl contesta con el canto del quetzal cuando se le saluda? Eso me lo enseñó el doctor Antonio Santamaría, erudito en Historia de México. Me dijo, al tiempo que me colocaba frente al templo. “Aplaude y escucha cómo te contesta”. Pasé un buen tiempo intentándolo y no percibía nada, salvo el eco que devolvía el sonido de mis palmadas. Fue hasta que me  acostumbré y activé mis manos con mayor rapidez, cuando pude escuchar que en efecto, el Templo de Quetzalcóatl saluda con el canto del quetzal a sus visitantes.
Quienes van de paseo a Teotihuacan los domingos ¿Les mostraran a sus hijos las grandes cabezas de serpiente que se encuentran incrustadas a ambos lados de la escalinata del templo de Quetzalcoatl y la sucesión de cabezas de serpiente adornadas con plumas de quetzal que están en el muro de la derecha, intercaladas con cabezas de Tláloc —el dios de la lluvia— portando una mazorca en la boca. Y entre una y otra, a manera de separación, elementos marinos como la concha y los caracoles, símbolos de la fertilidad?
¿Les dirán que la Pirámide de la Luna es la edificación más antigua? (100 años AC) y que es la madre de todo el complejo, pues mientras no existió la del Sol a ella se le rendían todos los homenajes. Mide 42 metros de altura y en su interior se encontraron varios entierros.
¿Les contarán que la Pirámide del Sol es la edificación más alta de Teotihuacan y una de las más grandes de Mesoamérica? Qué se encuentra en la Calzada de los Muertos, entre la pirámide de la Luna y la Ciudadela. Qué se construyó en el año 1-150 d. C.,  mide 63.5 metros de altura y que en su cúspide había un templo y un ídolo de grandes proporciones, que por cierto, se estará exhibiendo próximamente en el Museo Nacional de Antropología e Historia.
Hasta ahora, a los visitantes se le permite subir hasta su cima, actividad que es uno de los principales atractivos del lugar: hay que escalar 365 escalones, uno por cada día del año. Se cree que quienes logran llegar hasta ella, además de obtener las mejores fotos, serán invadidos de energía cósmica para su buena suerte y salud.
 No lo sé, de lo único que estoy cierta es que el año pasado, durante la celebración del Equinoccio de Primavera se registró una afluencia de 70,358 visitantes que subieron a la cima de las pirámides del Sol y la Luna para llenarse de energía e ignoro si saben que en Teotihuacan también se puede conocer el Museo de Sitio, el Palacio Quetzalpapálotl, el Centro de Estudios Teotihuacanos, el Museo de Murales Teotihuacanos "Beatriz de la Fuente" y el Jardín Botánico, entre otras atracciones que tiene este centro arqueológico, uno de los l0 lugares más bellos de México.

1 comentarios:

Estela del Valle dijo...

Teotihuacan es uno de los lugares mas hermosos que tiene México para que pases unas vacaciones inolvidables.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More