martes, 17 de mayo de 2011

Cuatro cosas que debes saber antes de visitar Cuba

Édgar Rogelio Reyes
Luego de mi reciente viaje a Cuba, y entre las pláticas de sobremesa con los amigos, me doy cuenta de que aún persisten  “mitos”, o mejor dicho, información errónea con respecto  a la Isla como destino turístico.
Como ya lo he dicho en anteriores ocasiones, y más concretamente en el artículo, “Cuatro razones para sí visitar Cuba” (que puedes encontrar en este mismo blog), soy un ferviente defensor de la idea de que un buen viajero debe de visitar Cuba  al menos una vez en la vida.
Sin embargo, eso no quiere decir que no sea capaz de darme cuenta de que la isla sigue teniendo enormes deficiencias en materia de turismo, especialmente en lo que tiene que ver con la atención a los visitantes.
La primera idea que creo pertinente abordar en esta entrega, es la de que “Cuba sigue siendo un destino barato”; en mi opinión eso dejó de ser hace ya algunos años, (al menos para los mexicanos) pues si bien es posible encontrar paquetes a precios accesibles que incluyen el hotel y los alimentos, lo cierto es que cuando estás allá, te encuentras con que el tipo de cambio de el C.U.C, es decir, la moneda que utilizamos los extranjeros es de 12.87 pesos por cada C.U.C , lo que lo hace más caro que el dólar a  la tasa de cambio de mayo de 2011.
Quizá para muchos no suene muy caro, pero si no cuentas con un paquete que incluya todas las comidas en el hotel, el gasto extra puede llegar a ser considerable.  Y es que una comida o una cena en un lugar aceptable de la Habana no cuesta menos de 40 C.U.C  por persona. Aunque cabe aclarar que está es sólo una referencie de la capital y no de las provincias, donde sin duda los precios son más accesibles.
Un muy mal servicio
Otro de los puntos que operan en contra de Cuba es el deficiente servicio que ofrecen,  de modo que si eres un turista exigente, te recomiendo que vayas armado de mucha paciencia. La mayoría de los restaurantes, incluso aquellos de más renombre no se caracterizan por la amabilidad y la prontitud de sus meseros para atender a los comensales.
Tardan años en traer lo que pediste, dejan mucho tiempo los platos sucios sobre la mesa, olvidan los pedidos, son poco cordiales; aunque hay que decir en su descargo que algunos (muy pocos) tratan de ser amables.
Eso es en el caso de los meseros, pues si no referimos a los taxistas, como en muchas otras partes del mundo, tratan de verte la cara cobrando cantidades muy por encima de las tarifas normales.
En el caso de los hoteles, es común que si en tu habitación existe un desperfecto, acudas a la recepción para reportarlo y que algún encargado de mantenimiento lo resuelva, en cualquier otro lugar del mundo, dicha persona acudiría con prontitud para arreglarlo y listo. En Cuba no pasa así, en este país caribeño es usual que los encargados de la recepción te digan que van a arreglar el desperfecto pero eso nunca ocurre, a pesar de que lo reportes una y otra vez  a lo cual la respuesta más común es “estamos trabajando en ello”, pero nunca sucede nada.
Hoteles viejos
Otro punto  a subrayar es la deficiente infraestructura hotelera. Si eres de los que los hoteles no les importar mucho, puedes pasar este punto por alto, sin embargo, para los que nos fijamos en los detalles, los hoteles son la carta de presentación de un destino y eso en Cuba parece no importar en la mayor parte de los casos.
Aclaro, no es que se estén cayendo, pero si se nota que son hoteles de los años noventa a los que se preocupan poco por renovar. Muchos a pesar a de ser hoteles de cadena se nota que les dan poco mantenimiento, los espejos están rotos, las llaves del las duchas oxidadas, las toallas son viejas, el mobiliario igualmente, los teléfonos en ocasiones no funcionan correctamente, entre muchos otros detalles.
Las comida
Si eres un amante la buena comida, Cuba no es para ti, hay que decirlo, la mayor parte delas comidas son agradables pero no más que eso. Se come mucho el cerdo y por lo general la preparación es muy precaria, la carne están seca o mal cocida, dura y con un sabor que no se parece mucho a la carne de otras partes del mudo.
Se encuentran pocos vegetales y los bufés no son muy variados en términos generales. Independientemente de que podamos entender la situación de Cuba, creo que como turistas lo que quieres es ir a disfrutar y no a sufrir.  Aunque en general puedes estar seguro de que no morirás de hambre.
Como siempre lo hago, quiero aclarar que las opiniones aquí vertidas son estrictamente personales y pretenden ser una recomendación objetiva, nunca en el ánimo de hablar mal de un destino o de promover que la gente no lo visite. Muy por el contrario, creo que la única forma de crearse una opinión acerca de un país es visitándolo y experimentándolo personalmente.

   



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More