domingo, 22 de mayo de 2011

Los shots de tequila y las tonterías de Calderón

Édgar Rogelio Reyes
Leo y releo con profunda incredulidad e indignación, las recientes declaraciones del presidente Calderón durante la Cumbre Mundial de Viajes y Turismo realizada en Las Vegas, en el sentido de que  “los únicos shots (disparos) que recibieron los springbreakers en México, fueron shots  de tequila” y no alcanzo a concebir cómo es que alguien, sea un presidente o un ciudadano común, puede referirse con tal ligereza y desfachatez a un tema tan delicado para el país.
 Hace falta ser muy ciego, y aún más descarado, para pasar por alto la sensibilidad de muchos millones de mexicanos que a diario nos damos cuenta de la realidad que vive nuestro país. O es que a caso al señor Calderón nadie le ha dicho que en esta fallida lucha contra el narcotráfico se han perdido más de 41 mil vidas.
Acaso a Calderón no le importa en lo más mínimo el sufrimiento de las personas que han perdido algún ser querido sin estar siquiera involucrados en el narcotráfico. Porque ingenuo sería pensar que de esta elevada cifra de muertos todos y cada uno son sólo criminales.
Acaso a Calderón no le importa en lo más mínimo la indignación que muchos sentimos al ver a nuestro país metido en esta espiral de violencia sin fin y sin razón, o es que no le importa el sentimiento de impotencia que muchos nos experimentamos al escuchar a un extranjero expresarse de México como si en verdad fuera Afganistán.
Es cierto, la lucha por tratar de hacer entender a muchos extranjeros que lo que pasa en México es un problema mayoritariamente entre las bandas de narcotraficantes y el gobierno federal, y que la gran mayoría de los centros turísticos del país no sufren de esta violencia apocalíptica que muchos quieren hacer creer, ha sido larga y desgastante, pero de ahí a tratar de negar una realidad que no deja lugar a dudas, existe un mar de diferencia.
Más aún, tratar de tapar el sol con un dedo y mofarse de una realidad tan apabullante con bromas tan simplonas, demuestra la total insensibilidad y la necesidad de una persona de negar su propio fracaso.
Por lo que se ve, Calderón es el único en este país que realmente cree que está ganando esta estúpida lucha en contra del narco, circunstancia que por otro lado, no le justifica para hacer tan desafortunadas declaraciones si es que todavía le queda un poco de respeto por las personas que dice gobernar.
¡Que importa, sólo son 41 mil mexicanos, verdad señor Calderón¡¡¡.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More