sábado, 30 de julio de 2011

Guía práctica del trasporte público en Ciudad de México (el Metro)

Édgar Rogelio Reyes
Una conversación muy recurrente que he tenido con amigos extranjeros en pláticas de sobremesa, es a cerca de la percepción que las personas no nacidas en México tienen de lo enorme e imponente que resulta la capital del país, pero además, de lo complicado que es moverse en este lugar (sin haberlo intentado claro).
Es cierto, la ciudad de México es una de las ciudades más grandes del mundo y hasta para aquellos que hemos vivido toda nuestra vida en ella, resulta complicado conocerla a cabalidad. También es cierto que, a diferencia de otras capitales del mundo, la mexicana es una ciudad que carece de una correcta planeación urbana y que ha crecido bastante anárquicamente, por lo que para moverse dentro de ella hace falta algo de conocimiento e intuición.
Aquellos que vengan a conocerla, por favor no esperen encontrar la estructura perfecta que existe en Nueva York, un cuadrado meticulosamente segmentado y dividido con números y nombres fáciles de recordar, en el que es prácticamente imposible perderse.

No, la Ciudad de México no es eso, y efectivamente puede ser fácil perderse, sin embargo, y a pesar de la creencia popular, transportarse es mucho más fácil de lo que se piensa si se conocen algunos detalles.
Como toda gran capital, la Ciudad de México cuenta con una amplia red de trasporte público integrada por el Metro, el Metrobus, taxis, autobuses de pasajeros y colectivos mejor conocidos como micros.

El Metro
De todas esas opciones de trasporte público, el Metro es sin duda el más rápido, eficiente y barato.

Costo: 3 pesos por viaje (25 centavos de dólar aprox)

Horario: El Metro de la Ciudad de México opera desde las 5 de la mañana hasta las 12 de la noche de lunes a viernes y de 6 de la mañana a 12 de la noche fines de semana.

Líneas: Cuenta con  11 diferentes líneas que llegan a casi cualquier punto de la ciudad.

Lo más recomendable es comprar una tarjeta electrónica a la que se le puede abonar la cantidad que se desee y así evitas las molestias de comprar decenas de boletos individuales.
A diferencia de otros sistemas de Metro del mundo que son muy complicados, el de la capital mexicana es muy fácil de entender, las líneas sólo corren en dos direcciones y no hace falta tomar trenes con diferente número, letra o color dependiendo de la zona a la que quieras ir

Las líneas se dividen por colores y tienen interconexiones específicas en las que se puede transbordar. Con un mapa de la red es muy fácil moverse en el, pues lo único que tienes que saber es en qué estación estás y hacia dónde quieres ir; este mapa puedes consultarlo en la página oficial del Metro: www.metro.df.gob.mx/red.

Recomendaciones prácticas
Aunque es el mejor transporte de la ciudad, debes tomar en cuenta que existen ciertas horas en las que abordar el Metro puede ser un auténtico suplicio que puedes bien evitar. Las peores horas para entrar son de las 7 a las 9 de la mañana y de 6 a 9 de la noche, pues son las horas de entrada y salida de los trabajos y en ocasiones resulta prácticamente imposible abordar un vagón.

Toma en cuenta los trayectos
A pesar de que es rápido, las líneas son muy largas, por lo que un trayecto te puede tomar desde 10 minutos si sólo piensas recorrer unas 5 estaciones, hasta una hora si es que tienes que hacer algún transbordo.

Vagones para mujeres

En este sistema de trasporte existen vagones especiales para mujeres que operan a determinadas horas de la mañana y de la tarde, por lo que si viajas sola quizá sea más cómodo.







0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More