viernes, 12 de agosto de 2011

Las Vegas, ¿por qué si y por qué no elegirla para unas vacaciones?

Édgar Rogelio Reyes
Como algunos se habrán podido dar cuenta, pareciera ser que mi vida gira en torno a discusiones, discusiones eminentemente turísticas las más de las veces, pero discusiones al fin y al cabo.
La más actual ocurrió hace unos días cuando por azares del destino, una plática intrascendente derivó en un acalorado desencuentro en torno a ese famoso y por demás interesante destino turístico que es Las Vegas, sí, ese que se encuentra en el estado de Nevada en los Estados Unidos.
Y todo por que dije que Las Vegas me parecía el destino más anti romántico que puede existir en el planeta, y que no entendía cómo alguien en su sano juicio podía elegir este lugar para casarse o ir a pasar una luna de miel. No obstante, este preámbulo servirá de pretexto para otro post más adelante.
Más allá de transcribir con precisión el diálogo, trataré de sintetizar palabras más palabras menos lo que se dijo, a fin de que ustedes tengan a bien sacar sus propias conclusiones.
A pesar de que no me casaría nunca en Las Vegas (si es que alguna vez lo hago), soy un ferviente defensor de que este destino es uno de esos que tienes que conocer al menos una vez en la vida y si no regresas tampoco pasa nada; aunque si recomiendo regresar.
Las Vegas es de ese tipo de lugares que amas u odias, no existe, a mi juicio, puntos neutros. Sin embargo, creo que eso sucede porque muchas personas se encuentran de frente con los estereotipos clásicos, lo cual genera siempre muchos prejuicios.
Y aquí es donde comienzan los argumentos a favor:
1.-  Por sus opciones.
Contrario a lo que muchos piensan, Las Vegas es mucho más que casinos y apuestas. Este destino se ha preocupado mucho en los últimos años por ofrece más alternativas a sus visitantes, sobre todo a aquellos que odian los casinos.
Hoy en día, es fácil encontrar compañías que ofrecen múltiples y muy interesantes recorridos, ya sea un paseo por el desierto en vehículos 4x4 o bien un espectacular vuelo nocturno por la ciudad, existen recorridos especiales para bicicleta de montaña y para practicar deportes extremos, además de que los amantes del golf pueden encontrar excelentes campos o quienes no puedan salir del Spa cuentan con un variado menú de opciones para disfrutar de diversos tratamientos.
2.-  Por los espectáculos.
Verdaderamente creo que son pocos los destinos en el mundo que ofrecen tal cantidad de espectáculos y de tan altísima calidad como Las Vegas. Aquí puedes encontrar desde shows del Cirque du Soleil, hasta conciertos de Shania Twain o Joan Sebastian (no me puede negar que su eclecticismo es brutal).
Además de eso, todos están concentrados en un espacio muy reducido, de modo tal que no es difícil ni encontrarlos ni asistir a ellos.
3.- No es tan cado como dicen  
Otra de las ventajas que le veo a Las Vegas, es que si lo comparas con otros destinos, una buena habitación, un buen espectáculo o una buena cena no son tan caros, ¡claro! tampoco es que sean regalados, pero si tomas en cuenta la relación calidad- precio, lo que te ofrecen aquí es muy, muy aceptable. Si sabes buscar, una muy buena habitación en un buen hotel puede salir en 140 dólares dependiendo la temporada. Pero insisto, no es una suite presidencial.
4.- Por la gastronomía
Esta es una de las mejores cosas. Como ya lo he dicho, la capital del juego se ha preocupado por diversificarse y la cocina es uno de los puntos en donde sea hecho mayor énfasis. Existen cada vez más y mejores restaurante donde acudir es verdaderamente un placer y no sólo una cita para saciar el hambre.
Esto sucede sobretodo en los hoteles que ahora ofertan sus restaurantes como parte importante de sus atractivos.
5.- Por la Fiesta   
Si eres de los que te gusta la fiesta, Las Vegas es lo tuyo, desde fiestas en la alberca hasta una variada selección de bares y centros nocturnos que se puede encontrar abiertos los 7 días de la semana.
¿Por qué no?

1.-  Porque es plástica.
Sí, Las Vegas es uno de esos destinos que se crearon para ser un refugio de criminales, una ciudad creada en el desierto en donde no existe nada más allá,  porque es una ciudad sin cultura, sin tradiciones ni centros históricos y donde la gente es indiferente al  cien por ciento.
Si eres de los viajeros que les gusta empaparse de todo eso, encontrar rincones, platicar con la gente o llegar a sitios históricos, entonces entras en la categoría de “si no regresas no pasa nada”.
2.-  Por un ser un escenario monotemático
Me explico, Las Vegas es una ciudad creada que no nació como la mayoría de las demás ciudades en el mundo, se creo para ser un refugio para el entretenimiento, la frivolidad y la diversión, en donde todo se concentra en su avenida principal, pero en cuanto esta se acaba no existe más nada.
Todo ocurre a lo lago de una sólo avenida conocida como el Strip. Todo esta lleno de color, luces y algarabía, pero todo es también artificial y su vida gira alrededor únicamente de la “fiesta y la diversión”.
Aunque he de decir que si acudes a ella sabiendo lo que puedes esperar y sin fincar muchas expectativas, incluso esa frivolidad y  esa artificialidad puede llegar a ser muy interesante, en el sentido de que entiendes que es un destino creado para eso y al que no se le puede exigir otra cosa.

      


  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More