jueves, 18 de agosto de 2011

Mundo Maya, cinco grandes destinos por descubrir

Édgar Rogelio Reyes
peon_e3@yahoo.com.mx
Un recorrido por el Mundo Maya es una de esas travesías por escenarios de ensueño, rico en cultura, pródigo en tradiciones, plagado de aromas y sabores, pero también exuberante, seductor y fascínate.
Desde mucho tiempo antes de que el presidente de México, Felipe Calderón, presentara oficialmente el nuevo Programa Mundo Maya, el pasado mes de junio, los ojos del planeta ya se encontraban atentos  ante la fascinación que ejerce esa antigua y mítica cultura.
Si bien es cierto que dicha fascinación es en gran parte producto directo de la enorme curiosidad que han despertado las “profecías mayas” con respecto al año 2012, la cuales según un grupo de legos en estas cuestiones, anuncian el fin del mundo; también es cierto que, con el enorme legado que dejó dicho pueblo en México, basta para justificar toda la atención mediática que se ha tenido y que se tendrá en los meses por venir.
Partiendo de sus sitios arqueológicos más importantes, los visitantes que lleguen al sureste de México podrán encontrar un interminable compendio de cultura, tradiciones, lenguas, cosmogonía y leyendas, que además de despertar su admiración, atrapará su imaginación.
El Mundo Maya es en sí mismo, un recorrido fantástico que se desarrolla entre selvas, ríos, montañas, lagunas, pueblos mágicos y ciudades con historia. Es un recorrido por los aromas del copal, la tierra húmeda y cantos rituales, en el que las zonas arqueológicas son apenas un de las muchas expresiones (la arquitectura) a través de las cuales es necesario entender este, que en verdad es todo un mundo aparte.
Pero es también un recorrido entre largos y estrechos senderos cubiertos de hojarasca, entre, entre tupidos árboles y vegetación interminable,  entre pirámides perdidas en medio de la selva que se esconden de la mirada curiosa de los intrusos, tomando la forma de inocuas colinas cubiertas de arbustos.
Es un recorrido que se expresa en la dulzura de una lengua que pese a todo, se ha negado a morir, nadie sabe si por suerte, por orgullo o simplemente porque se trata de una lengua cuya importancia le permitirá jamás perecer ni caer en el olvido.
Cinco son los estado que conforman esta región, cinco estados que están unidos por este gran legado y que a la vez comparten la gracia de contar con extraordinarias bellezas naturales muy diversas entre si.
Yucatán y la gran Chichen Itzá.
El estado de Yucatán es el poseedor de uno de los más importantes y famosos sitios arqueológicos pertenecientes a esta cultura; Chichen Itzá, no obstante las edificaciones que se han encontrado en esta entidad corresponden al período de declive de los mayas.
Hoy en día, la ciudad antigua de Chichen Itzá es considerada como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO y recientemente (2007) fue nombrada como una de las siete Nuevas Maravillas del Mundo.
Este antiguo centro político maya se encuentra a sólo 110 kilómetros de la ciudad capital del estado, Mérida y a trae anualmente a miles de visitantes provenientes de todo el planeta que atraídos por la belleza y singularidad de su arquitectura.
Aunque cuenta con varios edificios de notable belleza arquitectónica, sin duda la edificación emblemática de este sitio y quizá de toda la cultura maya,  es la conocida como el Palacio de Kukulcán. Una pirámide de cuatro lados que se caracteriza por tener una escalinata de 91  peldaños en cada uno de estos más un escalón restante que simbolizan todos los días del año.
Además de la pirámide de Kukulcán, otro de los atractivos de Chichen como también es conocido, es el gran “Cenote Sagrado” un enorme cenote (socavón lleno de agua) de 61 metros de diámetro  y paredes de más de 15 metros de altura, en donde se realizaban ceremonias sagradas y ofrendas al dios de la lluvia.
Chiapas y los murales de Bonampak
Al igual que en el caso de Yucatán, el estado de Chiapas cuenta con una cantidad casi interminable de sitios arqueológicos, unos más pequeños que otros y varios de los más importantes de todo el Mundo Maya, como Palenque.
Sin embargo, a pesar de la belleza e importancia de cada uno de ellos, existe uno que sobresale: Bonampak.  En esta antigua ciudad ubicada en el municipio de Ocosingo, en el corazón de la selva Lacandona, cuya etimología significa literalmente “muros pintados” se encuentra uno de los tesoros más preciados por estudiosos y visitantes, los murales de Bonampak.
Un conjunto de pinturas distribuidas en las paredes de tres cámaras individuales que se encuentran en lo alto de la estructura conocida como el Templo de los Murales cuyo perfecto estado de conservación impresiona y donde se detallan episodios importantes de la vida de la ciudad.
Escenas de guerra, la procesión de un grupo de sacerdotes y una banda de músicos tocando instrumentos prehispánicos, son perfectamente perceptibles con una nitidez descomunal, como si hubiesen sido hechos hace sólo unos cientos de años y  no más de mil.
Un pequeño rincón perdido en el corazón de una tupida selva que ha despertado por muchos años la admiración de cientos. Aunque en comparación con otros sitios arqueológicos mayas Bonampak es pequeño, si se visita Chiapas, bien vale la pena tomarse un día para conocerlo.
Campeche y Calakmul la expresión de la monumentalidad
A pesar de que para muchos el nombre de Campeche no figura mucho entre el Mundo Maya, este estado es dueño de uno de los más impresionantes y bellas ciudades mayas, Calakmul, sin duda la más grande e imponente en términos de las dimensiones de sus estructuras e igualmente singular y bella.
Calakmul se encuentra en el centro de la selva campechana,  aproximadamente a 5 horas por carretera de la capital del estado, Campeche. Esta urbe fue la más grande es su tiempo de todo el Mundo Maya y ostentó un poder que rivalizó con la propia Tikal (Guatemala), cuenta con más de 5 mil estructuras entre templos, adoratorios, palacios y un juego de pelota.
Siendo hasta el día de hoy el sitio arqueológico maya más grane descubierto, los arqueólogos continúan trabajando en el y si extensión sigue ampliándose.  También nombrada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, Calakmul no tiene rival ni comparación en términos de monumentalidad.
Sus enormes estructuras hacen empequeñecer a cualquier otra, la amplitud de sus cimientos, lo alargado de sus escalinatas y su volumen quizá sólo podrá ser comparado con la majestuosidad de Teotihuacán en el centro del país.
Tales son sus dimensiones que se dice que desde lo alto de  una de sus estructuras principales, es posible en un día claro observar el Templo del Gran Jaguar de Tikal en Guatemala. Rodeada por el inmenso e Inagotable manto de vegetación que forma la selva, la vista se pierde en lo que parece un mar de ondulantes tonos verdosos en medio del cual se erige uno de los grandes tesoros mayas de Campeche.
Quintana Roo y Tulúm, la ciudad a un lado del mar
A un costado del Mar Caribe, justo en ese lugar donde las olas rompen y el sonido de su ir y venir es tan claro como el sol que las ilumina, se encuentra Tulúm, la única ciudad maya construida a orillas del mar.
Definir a Tulúm como un sitio de ensueño no es exagerar o faltar a la verdad, una antigua ciudad amurallada como existen pocas, bañada por las cálidas aguas azul turquesa del Caribe, este pequeño territorio es uno de esos lugares que parecen haber salido de la imaginación de un soñador.
En sus tiempos de esplendo Tulum fue un centro comercial al que arribaban comerciantes de todo el Mundo Maya y que estuvo habitada incluso hasta la llegada de los conquistadores españoles.
Ubicada a 145 kilómetros de la ciudad de Cancún, Tulum ofrece un escenario como ninguna otra ciudad maya, justo a la orilla de un acantilado y con el mar como mudo testigo de su historia, un lugar que despierta la imaginación y el asombro de todos aquellos que la conocen por primera vez.
Perteneciente al periodo clásico maya, se sabe que hasta este puerto comercial llegaban embarcaciones de tierras lejanas tan lejanas como Guatemala para intercambiar productos. No de gran extensión, al menos lo que se conoce hasta hoy, Tulum es más bien un rincón acogedor a paradisiaco de arenas blancas y encantos naturales.
El castillo, esa pequeña edificación que se encuentra en la parte más alta del acantilado y que quizá sea una de las estructuras mayas más conocidas en el mundo, dejo hace mucho de cumplir la funciones de faro para guiar a las embarcaciones y hoy se ha convertido en uno de los más grandes atractivos turísticos de este bello estado llamado Quintana Roo.
Tabasco y Comalcalco, la ciudad maya diferente
Por último se encuentra Tabasco, el estado que alberga a la ciudad maya más diferente y singular, una urbe que guarda una característica única y ninguna otra del Mundo Maya al estar construida enteramente con ladrillos cocidos y no con piedras.
A 60 kilómetros de la ciudad de Villahermosa, este sitio arqueológico es una de las puertas de entrada al Mundo Maya y uno de los centros de civilización maya ubicados más al este de la república.
Conocido desde e 1880, Comalcalco ha atraído el interés de muchos estudiosos y erudito de la cultura maya, pues allí también se ha encontrado lo que podría ser el primer cementerio de esta civilización de la que se tenga registro. A pesar de tener registro de el desde aquel entonces, no fue sino hasta 1956 que comenzaron las labores de investigación.

Sin embargo, desde antes de que los arqueólogos comenzaran a trabajar, el sitio ya era un atractivo turístico para numerosos viajeros que lo convirtieron en un lugar de visita obligada, tanto que hoy en día forma parte de la llamada Ruta del Cacao que se puede recorrer también en el estado. 
Por alguna extraña razón, a pesar de sólo tener una extensión de poco más de 7 kilómetros, y no contar con las estructuras monumentales de Calakmul, los murales de Bonampak o el entorno natural que rodea a Tulum, Comalcalco es uno de esos lugares que atrae por su singularidad y por la acogedora sensación que se percibe cuando te tomas el tiempo de sentarte uno minutos en medio de su acrópolis a contemplar esos cielos azules de Tabasco.
Así pues Comalcalco puede bien ser la puerta de entrada o el epilogo perfecto de un largo recorrido por el Mundo Maya, un recorrido que no sólo quita el aliento sino que roba el corazón.
+ Datos
Se estima que en lo que resta del año y durante 2012, más de 52 millones de turistas visitarán esa región, los cuales  generarán un gasto turístico de más de 270 mil millones de pesos.
El 21 de diciembre de 2012 es una fecha significativa en la cuenta del Calendario Maya, ya que ese día concluye el ciclo de 1 millón 877 mil días, el cual inició en el año 3 mil 114 antes de Cristo, por lo que a partir de ese día se inicia una nueva era y no el fin del mundo



  
   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More