domingo, 4 de septiembre de 2011

1,2,3 por México, una muy desafortunada estrategia de promoción turística

Édgar Rogelio Reyes
Hace un par de horas terminé de ver la emisión más reciente del programa 1,2,3 por México que se transmite los sábados por el canal 2 de Televisa, y después de hacerlo, me queda claro que si de este tipo de estrategias de promoción turística depende el crecimiento del sector, estamos condenados no sólo a no crecer, sino a terminar por completo con el interés de los viajeros por conocer México.
Sigo sin entender por qué tanto la Secretaría de Turismo Federal (Sectur) como el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), siguen empeñados en gastar recursos en estrategias de “promoción” que resultan insultantes, de mal gusto,carentes de creatividad y sin mensaje alguno.

Más allá de ahondar en lo aburrido y soso que resulta del programa conducido por Alan Tacher, me gustaría centrarme en la incapacidad de las autoridades turísticas del país para desarrollar, o mejor dicho para elegir, estrategias de promoción atinadas que realmente cumplan con su función.
Me gustaría que alguien me explicara por qué en el Consejo de Promoción Turística y en la Secretaría, creen que poner a un mariachi delante de un gran letrero que dice México, es promocionar al país, o por qué se piensa que por poner a un grupo de artistas a enumerar nombres de sitios turísticos, que seguramente ni siquiera conocen, se está alentando a la gente a conocer estos destinos.
Por otro lado, de qué sirve ver a comediantes como El Costeño, haciendo  desafortunadas intervenciones en un programa que supuestamente está pensado para promover el turismo. Tal parece que lo que se busca es quemar tiempo al aire en vez de dedicarlo a enaltecer los atractivos turísticos de cada estado, en estos tiempo que tanta falta hace.
En este programa nunca vi una sola imagen de los mercados de Oaxaca o de las Barrancas de Cobre, tampoco de las Cascadas de Agua Azul, ni de los Murales de Bonampak, no se habla de Monte Albán, ni de los Pantanos de Centla.
Tampoco se les da información a los televidentes acerca de la forma más eficaz de llegar a cada destino, ni las aerolíneas que vuelan; tampoco escuché ningún tip de viaje  o las mejores opciones de hospedaje en un destino. No alientan a la audiencia a visitar los destinos con alguna oferta especial de algún patrocinador ¿Entonces de qué sirve tanto presupuesto invertido?
Cómo pretenden que se despierte la curiosidad del público si no existe una motivación para ir al Internet y buscar más información sobre tal o cual destino turístico. Acaso hubo siquiera una  cápsula en donde se promocionara el turismo cultural o de aventura, o alguno de los muchos destinos del país para practicar el buceo, ¿Entonces de qué sirve 1,2,3  por México?
Me parece que apostar por los viejos formatos de televisión que fueron un éxito cuando los conducía Luis Manuel Pelayo, refleja una enorme carencia de conocimiento sobre las nuevas tendencia de comunicación y los medios alternativos.
Ahora bien, si lo que se quiere es apostar por la televisión, por qué no se opta por desarrollar u nuevo concepto, más dinámico, entretenido, con información relevante que verdaderamente provoque el interés del público.
¿Es acaso tan difícil hacer algo bien? O es simplemente que es más fácil dejar en manos de quienes no saben nada de turismo la promoción del país, sólo para regalarle a una televisora algunos millones de pesos.
En todo caso, si lo que la Sectur quiere es apostar por la televisión, creo que sería más rentable y de mayor impacto patrocinar alguna serie de History Channel que se dedique únicamente a promocionar sitios turísticos de México.
En fin, lo cierto es que mientras los que están al frente de las políticas turísticas del país se empeñen en vivir en el pasado, la promoción de México ira en picada. ¡Eso es seguro!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More