viernes, 16 de septiembre de 2011

Cosas olvidadas en los hoteles, de lo común a lo increíble

Édgar Rogelio Reyes
Todos los que alguna vez hemos viajado, podemos constatar que olvidar alguna de nuestras pertenencias en la habitación de un hotel es algo más que común. Por lo general, estos olvidos (o al menos los míos), se limitan a una pasta de dientes, un rastrillo, y  quizá, en el más extremo de los casos, una camisa.
Sin embargo, aquellos que no estamos de lleno metidos en el mundo de la operación hotelera, ni idea tenemos de las cosas que los huéspedes pueden llegar a olvidar en una habitación; cosas que van de lo más común a lo más extraordinario y que dejarían con el ojo cuadrado a más de uno.
Ya sea por la premura de un vuelo de madrugada, por el retraso en la llegada del taxi que te llevará al aeropuerto o simplemente por un descuido, los olvidos son el “pan de todos los días” para los hoteles.
Y para muestra un botón, o mejor dicho, muchos botones. Retomo un comunicado que recientemente envío la cadena hotelera española NH, en donde hace una recopilación de los hallazgos más surrealista en sus hoteles y que en verdad vale la pena destacar.
Hallazgos que como el mismo comunicado dice, “serían capaces de convertir a un huésped en leyenda viva de un hotel”.  Para hacer tal recopilación y llenar el baúl de anécdotas, la cadena hizo una encuesta entre sus directivos sobre los descuidos registrados en más de cien establecimientos que NH tiene alrededor del mundo.
De acuerdo al texto, el Top Five de los olvidos lo encabeza el cargador del celular (teléfono móvil) que se deja enchufado en alguna esquina de la habitación (estadísticamente, cada cliente lo olvida en uno de cada diez viajes realizados).
El segundo lugar lo ocupa la pijama y la ropa interior, un olvido que según los hoteles es reclamado en menos del 50% de todos los casos; seguido del libro de cabecera y el pasaporte.  
Los lugares más comunes de estos hallazgos son el armario –con los zapatos como descuido número uno-, bajo la cama, sobre la mesita de noche, (en la que se pueden encontrar todo tipo de lecturas, las cuales van desde la guía de viajes hasta documentos con estadísticas), entre las sábanas y en el baño.
En los destinos de sol y playa, la terraza es el lugar número uno de los olvidos, encabezados por los trajes de baño y las sandalias. En cuanto al perfil del olvidadizo, los datos que arrojó la encuesta, señalan que existe un ligero incremento entre los hombres de 35 a 55 años (sin diferencias por nacionalidad o destino), mientras que las mujeres son las que con mayor frecuencia olvidan sus prendas íntimas.

Pero más allá de  allá de todos estos artículos que pueden sonar comunes, los hoteles tienen registro de olvidos mucho más curiosos. Mención especial merece las prótesis dentales que, pese a lo que pudiera parecer, no siempre se cae en la cuenta de su olvido y en muchos casos, nunca llegan a reclamarse.

Algunos otros artículos recogidos por las recamareras de piso, van desde un disfraz de gogó de lo más sugerente hallado en un hotel italiano, hasta la ropa interior de una famosa cantante española (que nunca reclamó) o decenas de juguetes sexuales de todos tipos y  que han sido registrados en el 100% de los hoteles encuestados con relativa frecuencia.

Otros menos comunes
Entre los artículos menos comunes y que sin duda deben de guardar historias por demás interesantes, resalta un anillo de pedida, los zapatos de unos recién casados olvidados tras la noche de bodas.

Otros podrían calificarse de inquietantes, como una pistola encontrada en un hotel de la capital madrileña, o bien el olvido de miles de euros en las cajas fuertes. Algunos de estos olvidos al alcanzado los 100 mil euros, siendo los dos casos más relevantes el de un hotel de España y el otro en una propiedad en Uruguay. En ambos casos el dinero nunca fue reclamado.

Más cómicos fueron algunos despistes que tuvieron lugar también en hoteles españoles: como una silla de ruedas (¿tal vez dejó de necesitarla?), una buena colección de pelucas para todos los gustos y una pierna ortopédica...

En la categoría de artículos voluminosos, los directores recuerdan maletas llenas a reventar, un alfombra persa de 4 metros, un juego de hamacas de terraza, un oso panda de peluche de 1,80 metros, una bicicleta, una señal de tráfico auténtica y hasta un Hummer, que permaneció abandonado en el garaje del hotel durante semanas hasta que se consiguió localizar al dueño.

No obstante lo singular de los olvidos, la cadena aclara que los objetos siempre quedan en custodia a la espera de que el cliente los reclame no importando el tamaño de estos, es por ello que hasta los cepillos dentales se guardan, pues a decir de los gerentes, “nunca se sabe el valor sentimental que pueda tener un objeto”.

El documento cita en este punto algunos casos de verdaderos operativos de “búsqueda y rescate” de pertenencias tan queridas e incomprensibles como un huevo de avestruz y una funda de almohada que tenía un alto valor emocional para el huésped que la olvidó.

Si deseas recuperar alguna pertenencia olvidada
Para quienes sí deseen recuperar sus enseres, NH Hoteles como muchos hoteles del mundo, sigue un protocolo de almacenaje y devolución de todos los objetos olvidados, independientemente de su valor. De este modo, cada objeto encontrado se registra en un libro, detallando al máximo todos los datos de los que se disponga (nombre del cliente, número de habitación que ocupó, fecha de su estancia, descripción del objeto…). Por norma general, el hotel no contacta con el cliente por motivos de privacidad y se espera a que el huésped reclame el olvido, que se almacena durante un año en España y alrededor de 3 a 6 meses en otros países. Si al cabo de ese período no es requerido, se cede a la recamarera que lo encontró o se dona a instituciones benéficas, dependiendo de su valor y según el criterio del director del hotel.
Así pues, la próxima vez que dejen la habitación de un hotel, asegúrense de no dejar nada atrás, o al menos, nada comprometedor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More