martes, 20 de diciembre de 2011

Así se vivió la Novena Edición del Festival del Jazz de la Riviera Maya

Otniel Reyes
 Oreyes28@lycos.com
Este año el Festival Internacional de Jazz tuvo algunas disonancias con respecto a la ausencia de algunos miembros creadores del proyecto, me refiero al fallecimiento, por la parte artística, de Eugenio Toussaint, y en la parte administrativa, de Javier Aranda quien terminó su ciclo como director del Fideicomiso de la Riviera Maya.
Las mejoras y cambios fueron visibles en un escenario de mayor capacidad, más asistencia desde la primera noche; se dejó ver la inversión que hicieron en Playa Mamita’s, sede de los festivales, pero también la integración de proyectos conservacionistas como el de Sian Ka´an, que participó con una exposición fotográfica (por el aniversario de la biosfera), donde los protagonistas fueron las diferentes especies que habitan esta reserva ecológica, área protegida por decreto presidencial desde 1986.
Cartel para todo público
La inauguración corrió por parte de Natalia Lafourcade, quien tocó un repertorio más cargado al pop complaciendo al público joven, quienes están acostumbrados a esta faceta de la cantante/compositora, mientras que a otros nos dejó con ganas de conocer más de su lado jazzero. Destacó el tema: Amarte duele.
Jon Anderson (voz principal del legendario grupo YES) deleitó a los amantes del rock progresivo tocando himnos como “Owner Of  A Lonely Heart ”, “I´ve seen All  Good People”, acompañado sólo por su guitarra, un Ukulele y su voz, la cual sigue impresionando por su tesitura, que a pesar de los años, continua conservando. Tema a destacar: Roundabout.
Versión de los bajistas
Sin lugar a dudas la presentación que causó mayor frenesí entre los asistentes fue la de Stanley Clark  (ganador Latin  Grammy Award), quien rápidamente se adueñó del escenario y pidió a la concurrencia se pusiera de pies para que disfrutaran más de su interpretación.
Con su técnica de Slap, Clark ha contribuido enormemente a la fusión de diversos estilos al mundo del jazz; y  también ha influido en la formación de nuevos bajistas, que son atraídos por un sonido lleno de energía al momento de golpear las cuerdas de un bajo o un contrabajo. Estas  aportaciones le ha valido el reconocimiento mundial como “el bajista más virtuoso de nuestro planeta”.
Stanley Clarke es originario de Filadelfia, Estados Unidos y ha tocado desde sus inicios con intérpretes tan reconocidos como Gil Evans, o pianistas famosos como Chick Corea. Tema a destacar: No Mystery.
Otro personaje que destacó en este noveno festival fue Richard Bona (bajista/vocalista), africano, con una infancia un tanto difícil,  pues narró que nunca tuvo acceso a un disco o a una radio, sin embargo, ello no fue impedimento para que él mismo construyera sus instrumentos y creara sus propias melodías. A la edad de 12 años, que es cuando cambia de residencia por primera vez, comienza a tener influencia de bajistas como Jaco Pastoruis y a incursionar en el jazz con sus primeros ensambles.
El sonido de Bona está lleno de influencias de todo el mundo africano y canta en su lengua natal; del funk toma las líneas y también la técnica de slap. Combina tanto sonidos latinos, como la  influencia de los músicos que lo acompañan. Su calidad como músico y como ser humano le permiten presentarse una noche en Italia, dos noches después en Japón y tres noches más en Playa del Carmen, México. Tema a destacar: Good Times.

Alex Otaola  y su proyecto multimedia 
Una de las mejores sorpresas de esta fiesta fue la que brindó Alex Otaola, quien formó el “Ensamble de Cámara/Acción”, a cargo de 11 músicos que acompañaron las imágenes de un documental ruso: metales, batería, guitarra, piano y un DJ que dieron ritmo a las fotografías.
Este tipo de trabajo le abrió a Otaola las puertas para musicalizar la Premier Latinoamericana de Metropolis, versión remasterizada. Alex es más reconocido por su trabajo con grupos como Santa Sabina o La Barranca.
Respecto de esta innovación, Alex Otaola comentó que: “En un concierto tradicional, el espectador ve todo lo que se le va a ofrecer durante los primeros 10 min, entonces es muy fácil que pierda la atención, sin embargo, si hay imágenes que vayan acompañando a la música, el público no perderá en ningún momento su interés sobre el escenario”.
Así, la Riviera Maya quedó impregnada de jazz, pop y slap, ya veremos qué nos trae la décima edición de este ya famoso festival.



 

1 comentarios:

upnews.es dijo...

Muy bueno el post, solo mejorable si hubieras incluido algún fragmento en vídeo.

Valora en upnews.es: Cartel para todo público
La inauguración corrió por parte de Natalia Lafourcade, quien tocó un repertorio más cargado al pop complaciendo al público joven, quienes están acostumbrados...

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More