sábado, 3 de diciembre de 2011

Incongruentes las cifras de crecimiento turístico del Gobierno Federal: Díaz Durán


Édgar Rogelio Reyes
Hoy que por fin es sábado y que hay más tiempo para escribir, no quería deja pasar la oportunidad de retomar las declaraciones recientemente hechas por el secretario de turismo del Distrito Federal, Alejandro Rojas Díaz Durán, en el sentido de que las cifras sobre crecimiento del turismo que maneja el Gobierno Federal simplemente no cuadran.
El pasado jueves, Díaz Durán afirmó que existe una incongruencia en la promoción turística del país, toda vez que las cifras que el Gobierno Federal ofreció sobre el crecimiento de esta actividad, no coinciden con las respectivas del Banco de México.
Señaló también que, de acuerdo a las estimaciones  la Secretaría de Turismo federal (SECTUR), en 2011 llegarán al país 21 millones de turistas extranjeros; entonces a la hacienda pública tendrían que haber ingresado más de 5 mil millones de pesos, por concepto del cobro del Derecho de No Migrante (DNI).
De acuerdo con esas cifras, dijo no explicarse el destino que el Gobierno Federal dio a más de 3 mil millones de pesos que, por ley, debieron canalizarse a promover el turismo en México este año y que deberían haber sido incluidos en el presupuesto del Consejo de Promoción Turística, al que por extraño que parezca, sólo se le asignaron mil 600 millones de pesos.
Dijo también que del total de ese gravamen, la Ciudad de México aporta el 22 por ciento y según lo establece la normatividad aplicable, al gobierno capitalino debieran canalizarle poco más de 800 millones de pesos para su promoción turística, de los cuales sólo llegaron 46 millones.
Eso significa que al GDF, comentó, sólo se le dan recursos para promover el turismo por el cinco por ciento de los recursos que en derecho le corresponden y que del 95 por ciento restante de los mismos, nada se sabe; sin que la SECTUR o el gobierno federal hayan dado alguna explicación al respecto.

Consideró insostenible la afirmación de que la actividad turística ha crecido, como recién afirmó la Secretaria de Turismo del Gobierno Federal, Gloria Guevara, porque de acuerdo al Ranking Mundial del Barómetro Turístico de la Organización Mundial de Turismo (OMT), las cosas para México fueron muy distintas.

Según cifras del propi Banco de México, el turismo en el país dejó de crecer y del séptimo lugar que México ocupaba a nivel mundial en recepción de turistas en el año 2000 hoy nos encontramos en el sitio 23,  lo que significa una caída de 16 peldaños en 10 años.

Asimismo, con cifras del propio banco central, Díaz Durán afirmó que hasta este año se han dejado de captar 59 mil 580 millones de dólares, una cifra que, de continuar la tendencia decreciente actual, llegara a unos 70 mil millones de dólares, para cuando la actual administración federal haya concluido. Eso significa, dijo, que la actividad turística en México dejó de crecer un 48.26 por ciento.

Aunque estas declaraciones tienen claramente tintes políticos, (hay que recordar que desde la llegada de Gloria Guevara a la Secretaria de Turismo, no ha existido buena relación con Díaz Durán, entre otras cosas por pertenecer a fuerzas políticas distintas, pero también por el desprecio que la maestra Guevara ha mostrado para trabajar en conjunto con el Gobierno del Distrito Federal), las cifras y los datos que Díaz Durán aporta son más congruentes con la realidad que vive México

No obstante Gloria Guevara se ha empeñado en manejar un discurso en el que quiere hacer creer a muchos que México está en condiciones de convertirse en la quinta potencia turística a nivel mundial, el país está aún mucho muy lejos de esa meta.

Y es que si se analiza, las cosas no cuadran. Según el discurso del Guevara, México ha regresado ya a los niveles de llegada de turistas que tenía en 2008, un año que fue histórico para la industria no sólo en México sino en todo el mundo.

Sin embargo, esa cifra resulta difícil de creer si se toma en cuenta que justo ese año comenzó la crisis que hasta la fecha no ha dejado de darle dolores de cabeza al mundo; a eso hay que agregarle el infortunado episodio que México vivió con la influenza y que desplomó la llegada de visitantes a niveles increíbles.

Por si eso no fuera suficiente, la desastrosa batalla que el gobierno del presidente Calderón a desatado contra el narcotráfico, ha provocado que México sea percibido como un país sumamente inseguro, (aunque no lo sea tanto, o mejor dicho, aunque no todo lo sea) precepción que persiste principalmente en Estados Unidos, el primer mercado emisor de turistas internacionales a México (60%).


Si se toman en cuenta estas tres variables, además de muchas otras que afecta colateralmente, como la falta de conectividad aérea en el país, no resulta difícil imaginar que regresar a los niveles de 2008 no es una tarea fácil, y sobre todo, no será una tarea de sólo un par de años.
 
El discurso de Guevara está totalmente fuera de la realidad, y si bien no se le puede culpar de los niveles de inseguridad actuales, lo que es sumamente cuestionable es el hecho de tergiversar las cifras y manejar un discurso maniqueo y falso.
Tal pareciera que a la maestra Guevara no le gusta escuchar a sus críticos, pues Alejando Rojas no es el primero que hace señalamientos en el sentido de que México continúa perdiendo lugares en el ranking internacional. Basta revisar los discursos de Miguel Torruco, presidente de la Confederación Nacional Turística (CNT) en donde ha señalado desde hace mucho tiempo esta caída en picada.

Esperemos que dichas advertencias no sean sólo gritos en el desierto y que luego del 6 de julio de 2012 alguien realmente se interese por el turismo de este país, alguien que no sea la maestra Guevara por supuesto.





  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More