lunes, 27 de febrero de 2012

Cumbre Tajín 2012, un festival que rescata la identidad

Santiago Herrera


Aquí, el colorido de los trajes típicos y la belleza de sus bordados, es motivo de admiración y no de vergüenza: las trenzas largas de negros cabellos que son sujetadas con delgados listones de colores, son una constante que se apega más a la tradición que a una moda. Aquí hablar alguna lengua indígena es sinónimo de orgullo y no de discriminación.

En este lugar, aunque sea por unos días, el portar el traje de Volador es un honor al que pocos tienen acceso y que cada día despierta más interés, sobre todo entre los jóvenes de la comunidad, en esos mismos que hasta hace no muchos años se decían avergonzados de sus costumbres y que ahora tratan de rescatarlas haciéndolas más suyas que nunca.

Foto cortesía Cumbre Tajin
Quizá por ello es que entre el bullicio de cientos de personas que se reúnen en el parque Takilhsukut, la voz de un poeta solitario es capaz de acaparar la atención de decenas de los que antes deambulaban. No habla en español; sus palabras, a veces dulces y a veces melancólicas, que muchos ni siquiera entienden, atrapan por su armonía y entonación: es la dulzura de la lengua Totonaca.

Así es la Cumbre Tajin, una auténtica Torre de Babel en la que confluyen personas de todo el mundo, atraídos por el interés de genera la cultura y tradiciones de los pueblos prehispánicos de México, y cuyo principal objetivo es recuperar la identidad de los pueblos originarios.

Al rescate de las raíces

Nacido en el año 2000, el festival Cumbre Tajín es un esfuerzo que en sus inicios se centraba en reconquistar el legado de los pueblos de la región del Totonacapan, pero que, debido al éxito obtenido, se ha transformado en un espacio de expresión para todas la etnias, desde los Mayas hasta los Rarámuris, pasando por los Huicholes y Tepehuanes.

A decir de sus organizadores, éste es un espacio donde confluyen el pasado y presente de un pueblo llamado México, una nación dueña de una extraordinaria diversidad cultural, representada por un amplísimo mosaico de pueblos a los que, paradójicamente, se han querido olvidar. 


Si bien a lo largo de los años el festival se ha convertido en un atractivo turístico, su meta es convertirse en una plataforma de exposición, y mayormente de rescate del conjunto de tradiciones milenarias de las que son depositarios los pueblos indígenas.

Identidad y dignidad por sobre todas las cosas para aquéllos que fueron dueños antes que nadie de esta tierra. Pero Cumbre Tajín no sólo se centra en la expresión de lo indígena o del pasado, es un espacio en el que se entremezclan las expresiones culturales contemporáneas de todo tipo a través de talleres, muestras gastronómicas, exposiciones artísticas, bailes y música tradicional de la región.

Ejemplo de éxito y turismo sustentable

Si bien es cierto que a lo largo de los años esta cumbre se ha convertido en una fiesta  turística que atrae a miles de personas, también se puede hablar de ella como la materialización del turismo cultural sustentable, en donde las comunidades indígenas que le dan vida, son las directamente beneficiadas de su éxito a través de diversos programas sociales, enfocados a fomentar la educación y el bienestar de sus pobladores.

Para esta decimotercera edición, cinco mil son las actividades que se tienen programadas durante los cinco días que durará el encuentro (17 al 21 de marzo) y como ya es costumbre, todas ellas se dividirán en tres escenarios: La Ciudad Sagrada de Tajin, el parque Takilhsukut y el centro histórico de la Ciudad de Papantla.

Bajo el lema “Una Ciudad Sagrada, una Cultura Viva”, Cumbre Tajin 2012 promete cumplir con las expectativas de los asistentes, creando una singular fusión de lo contemporáneo con la tradición, siempre teniendo en cuenta su más importante objetivo, que es el rescate y salvaguarda del patrimonio cultural de los pueblos originarios.

Para no olvidar

Luego de trece años de existencia, Cumbre Tajín es considerado como uno de los cinco festivales más importantes de México y se encuentra entre los cien más destacados del mundo.

Sin duda, uno de sus más importantes atractivos es el cartel artístico que en esta ocasión está liderado por la cantante islandesa Björk, acompañada de un elenco sumamente ecléctico en el cual destaca la presencia de grupos, como Caifanes, Celia Cruz Alls Star, Willi Chirino, Los Rayo Backs, Bebé, Jesse Cook y Café Tacuba.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More