lunes, 6 de febrero de 2012

Ría Lagartos, un paraiso escondido en Yucatán


Édgar Rogelio Reyes


Luego de algunas horas en el autobús que nos transportó desde la Riviera Maya, descendemos todavía un poco aletargados por el sueño inconcluso que  interrumpió la llegada. Todo comienza en un pequeño muelle repleto de pequeñas embarcaciones que sirven para dar los recorridos a los turistas.

El sol cae a plomo hasta el punto de quemar la carne con tan sólo permaneceré unos minutos sin la protección de una sombra, no hay nubes en el cielo y  todo parece indicar que será un paseo sin contratiempos.

Luego de los procedimientos de rigor, abordamos las embarcaciones dispuestos a adentrarnos en lo desconocido y sin saber que estábamos a punto de comenzar un recorrido por un pequeño paraíso en el corazón mismo de la Península de Yucatán.

Conforme las lanchas avanzan, ante nuestros ojos se expande majestuoso un escenario singular. Una enorme extensión de agua rodeada de una tupida vegetación compuesta predominantemente por manglares, un lugar que deja al descubierto la belleza casi virginal de este singular ecosistema que es el manglar.

Durante el trayecto, lo único que es posible escuchar es el ruido de los motores, incluso nuestras propias voces son difíciles de descifrar sin que antes el motor aminore la velocidad.

No  existen  poblaciones cercanas, al menos visibles, ni ningún otro punto de referencia que no sea el agua y el manglar. Sin embargo, existe algo en éste inhóspito escenario que cautiva. Quizá es esa plácida calma que provoca el estar en contacto con tal belleza o simplemente sea el hecho de navegar en medio de una inmensa laguna a merced de tus pensamientos.

Esta es una belleza extraña, el agua no tiene esa coloración azul turquesa de otros lugares de la península; de hecho, su color es marrón, un marrón tan intenso que hace pensar a nosotros los “hijos de la ciudad” que es agua estancad, no obstante nuestro guía nos corrige.


“El agua tiene ese color no porque esté sucia sino por el manglar, el gua adquiere distintas coloraciones dependiendo de la clase de manglar que se trate”. En México existen distintas clases rojo, negro y  blanco, siendo el más común el primero, por lo que gran parte de las aguas en las que se encuentran estos ecosistemas adquieren una coloración marrón rojiza.

El manglar es un extraño hábitat creado gracias a la combinación casi caprichosa del agua salada que proviene del mar con el agua dulce que nace de las desembocaduras de ríos,  los cuales en el caso de Yucatán son subterráneos.

Santuario de aves

En ocasiones formando lagunas y a veces canales estrechos que se extienden por kilómetros, estos laberintos naturales dan refugio a un gran número de especies tanto de aves como de peces y reptiles. Animales que son fácilmente observables a simple vista incluso por el menos entrenado.

Esta Reserva Natural Protegida es el hogar de garzas, patos, cocodrilos, halcones y más de trescientas diferentes especies. No obstante, el mayor atractivo de estas aguas lo constituyen las colonias de flamencos rosados que utilizan este lugar para alimentarse y anidar.

Dependiendo de la temporada este lugar puede llegar a albergar cientos, tal vez miles de estas aves migratorias que con su pausado y cauteloso andar atrapan de inmediato la atención y ofrecen un espectáculo singular sobre todo al momento de emprender el vuelo y dejar el intenso color de su plumaje se mezcle con los claros tonos del escenario a su alrededor.

Luego de unos minutos, emprendemos el regreso al mulle por el mismo camino de lagunas y canales que nos trajo hasta este maravilloso rincón de belleza incomparable llamado Ría Lagartos.


Cómo llegar

Para llegar a Ría Lagartos hace falta hacer un viaje en carretera que puede ser de tres horas y media si vienes desde Cancún y la Riviera Maya o bien de 1 hora 30 minutos se es que te encuentras en la ciudad de Mérida.

Cuánto cuesta

Los precios de los tours varían dependiendo del lugar en el que te encuentres y de si incluyen una comida o no. Si te encuentras en Riviera Maya o Cancún los precios puede variar entre los mil y los mil trescientos pesos por persona.

Si visitas Ría Lagartos no olvides…

Repelente para mosquitos, bloqueador solar y un sombrero o gorra para soportar el sol que en ocasiones es demasiado intenso.












0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More