lunes, 19 de marzo de 2012

Lake Tahoe, la verdadera Nevada


Lake Tahoe es un lugar cuya belleza le ha valido para convertirse en uno de los mejores destinos de esquí de los Estados Unidos Americanos


Édgar Rogelio Reyes / Reno
Fotos cortesía Oficina de Turismo Nevada



Resguardada por un cinturón montañoso, Lake Tahoe es también la puerta de entrada a la “otra Nevada”, un destino plagado de paisajes montañosos, lagos, vegetación, y un entorno natural difícil de imaginar en un estado que invariablemente se asocia con el desierto y los casinos de Las Vegas.


Esta “otra Nevada”, la de los paisajes interminables, los cielos azules y los lagos cristalinos, es la razón de que un estado de la Unión Americana lleve un nombre tan castellano. De acuerdo con los registros, los primeros conquistadores españoles llamaron así al lugar cuando vieron las espectaculares imágenes de la cordillera que se extiende por más de 650 kilómetros: la Sierra Nevada.


Dicen lo que más conocen el lugar, que Lake, Tahoe fue el punto exacto que los conquistadores españoles 


conocieron antes de dar nombre a la región, es por eso que muchos aseguran que ésta, es la “verdadera Nevada”, una afirmación que suelen repetir cada vez que se menciona la fama mundial de Las Vegas.


Hoy en día, ese manto blanco que cubre las montañas y cuyo brillo raya en lo perturbador, causa la misma admiración a los turistas modernos –ahora ataviados con ropa deportiva y esquís–, que causó en su momento a los hombres provenientes del Viejo Mundo. Y es que basta quedarse parado sólo unos minutos, frente a la nítida imagen de esas colinas, para comenzar a creer que lo que se observa es un cuadro, y no un paisaje.


Un destino dorado


Lo curioso del caso es que este famoso destino es sólo un pequeño punto en el mapa, un extraordinario rincón que paradójicamente no pertenece exclusivamente al estado que le da nombre, sino que comparte sus bellezas con California.



Actualmente, Lake Tahoe se ha convertido en un referente para los amantes del esquí y los deportes invernales, sin embargo, su historia dista mucho de la vocación turística que hoy lo distingue. Originalmente este lugar comenzó su desarrollo gracias a la fiebre del oro, o mejor dicho, a la fiebre de la plata, un metal que durante algunos años fue sumamente abundante en la región y que provocó la llegada de miles de aventureros; hombres que lo arriesgaban todo con tal de encontrar una mina que les permitiera materializar sus sueños de riqueza y ganarse un lugar en la sociedad americana.


 
Una vez terminada la “fiebre de la plata”, durante las primeras décadas de 1900, Lake Tahoe comenzó a transformarse en el destino turístico que es hoy, atrayendo hacia sus montañas a los miembros de las familias adineradas de la época, quienes ávidos de un nuevo lugar para pasar las vacaciones, convirtieron a sus sinuosas y bellas montañas, en el sitio perfecto para la diversión.


El caso de Lake Tahoe es ejemplo de un lugar que no goza de la fama que merece, muy a pesar de que sus paisajes boscosos y su famoso lago, lo hace perfecto para la práctica de muy diversas actividades.


Un paseo por un lago único


Si eres amante de la naturaleza y disfrutas observando la belleza de un paisaje prácticamente virgen, cuando te encuentres en Lake Tahoe no pierdas la oportunidad de embarcarte en uno de los cruceros que recorren este enorme cuerpo de agua que se encuentra rodeado por la espectacular Sierra Nevada.



Una lenta travesía sobre las gélidas aguas, en donde salir a cubierta, a pesar de las bajas temperaturas, es un atrevimiento que bien vale la pena ante la posibilidad de observar uno de los lugares más bellos con los que cuenta el estado de Nevada.



El sonido del agua, que se parte con el movimiento de la embarcación; el leve silbar del viento cuando pasa por tus oídos; la brisa helada que congela los pómulos y da una enorme sensación de tranquilidad, es lo que percibes cuando llegas a ese lugar, considerado el lago alpino más grande de Estados Unidos y el segundo más profundo de ese país (501 metros).


 
De aguas cristalinas al extremo, de una pureza del 99%, más pura incluso que cualquier tipo de agua embotellada que se pueda conseguir. Se dice que si se hundiera un plato de cocina de veinte centímetros de diámetro sería visible a una profundidad de casi 23 metros.


Pero no sólo la belleza de su lago resulta cautivadora, las orillas rocosas de sus costas, entre las que destaca la imagen Emerald Bay, crean un entorno singular, en el que un bosque de pinos juega el papel de celoso acompañante. Desde la cubierta del barco es posible observar cientos de árboles que al unísono vencen sus ramas, ante el abrumador peso de la nieve que en ellas se acumula debido a las tormentas.


Paisajes y mucho más


Y si eres de los viajeros que no pueden estar quietos durante unas vacaciones, Lake Taho te ofrece decenas de actividades; ya sea patinar sobre hielo, esquiar, algo de golf, un poco de senderismo, o por qué no, disfrutar de la diversión que ofrecen los casinos de Reno.

Es cierto, muchas son las opciones pero no se puede pasar por alto que la más importante de ellas, el esquí, de hecho, aunque de ello poco se habla, Nevada es uno de los destinos más populares para la práctica de este deporte en todo Estados Unidos y cuenta con más de quince centros con 180 pistas en el área de Lake Tahoe, entre los que destacan  Mt. Rose Ski Tahoe, el cual se encuentra a escasos 40 kilómetros de la ciudad de Reno; y Heavenly Mountain Resort.


La primera recomendación para estos gélidos días y por supuesto la que suena más adecuada para disfrutar la temporada, es sin duda, asistir al famoso SnowFest, diez días de un carnaval invernal que incluye un buen número de actividades familiares para todas las edades.

Pero si crees que tienes una buena condición física, puedes elegir entre varias de las rutas especialmente diseñadas para los amantes de las caminatas al aire libre, unas con mayor dificultad que otras, pero todas dotadas del incomparable atractivo natural de esta región.


Cuentan que no existe nada comparable con la sensación de sentir tus pies hundiéndose en la nieve, hasta que tus piernas quedan cubiertas más allá de las rodillas. Aunque para ser sinceros, pocos son los aventureros y la gran mayoría prefiere ocupar su tiempo en actividades menos exigentes, como digamos, un buen concierto.



Reno, una pequeña ciudad con grandes atractivos



Pero, no todo en Lake Tahoe es naturaleza y paisajes interminables, de hecho, la pequeña ciudad de Reno es el lugar perfecto para ser utilizado como punto de partida para conocer esta famosa región. Pese a no poder compararse con otras famosas ciudades de los Estados Unidos, Reno tiene muchos atractivos que ofrecer a sus visitantes.


 
Basta con echar un vistazo rápido al calendario de actividades, para encontrar dos o tres alternativas interesantes, ya sea con un poco de música pop, un buen concierto de música de cámara o hasta portándonos más exigentes, algo de ballet.


Mentira sería decir que los casinos no forman parte importante de esta oferta, y aunque no se puede comparar con Las Vegas, Reno tiene varias opciones para los amantes de las apuestas, desde los pequeños sitios hasta importantes casino que se erigen como una de las principales atracciones para los visitantes.


Y para olvidarse del cansancio, por qué no disfrutar de un buen tratamiento en alguno de los spas que ofrecen sus servicios en el área, ya sea que tu hotel cuente con este tipo de instalaciones o bien haciendo una reservación para asistir a otro lugar, en Reno la movilidad no es un problema y con facilidad podras encontrar un lugar cercano al hotel donde te hospedas.



Así pues, conocer la verdadera Nevada es quizá una labor mucho más interesante y disfrutable de lo que esperabas, de modo que sólo es cuestión de tomar la decisión y emprender una aventura por un destino diferente. 


Dónde hospedarse

Reno cuenta con una variada oferta hotelera y es el sitio ideal para ser tomado como punto de partida hacia todo los demás lugares. Dos buenas recomendaciones son Atlantis Resorts Spa & Casino y Silver Legacy Resort Casino, opciones que además de buen hospedaje ofrecen una buena oferta gastronómica.



Dónde Comer

El restaurante Bistro Napa del hotel Atlantis, especializado en platillos de comida orgánica, es una buena alternativa, aunque si la intención es una comida más informal, pero igualmente buena, la opción es Zephyr Cove, que se encuentra en el hotel del mismo nombre.



Cómo llegar

Actualmente no existen vuelos directos desde la Ciudad de México a Reno, por lo que es necesario hacer un trayecto con escala. United Airlines ofrece una salida diaria vía San Francisco y otra con escala en Denver, sólo en temporada invernal, partiendo a las siete de la mañana.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More