miércoles, 14 de marzo de 2012

Park City un pequeño pueblo con un Parque Olímpico


El Parque Olímpico de Utha es un lugar único, donde un viajero común y corriente, segrega adrenalina al tope en cincuenta segundos   


Santiago Herrera




Decir que un destino tiene un sitio de visita obligada puede ser algo arriesgado, pues  tal afirmación supone un lugar único en el mundo, el cual no se puede dejar de conocer, sin embargo existen, y uno de ellos se encuentra en Utha.

En este caso, y más concretamente en la ciudad de Park City, se localiza el Parque Olímpico, un espacio donde es posible vivir experiencias incomparables y conocer de cerca las impresionantes instalaciones que se utilizan en los juegos olímpicos de invierno.


Este complejo deportivo que fue la sede de los juegos en el año 2002, es uno de los pocos lugares en el mundo donde el viajero puede vivir en carne propia la inigualable emoción de un paseo en bobsled.

 

Sí, ese trineo que puede llegar a deslizarse a más de 120 kilómetros por hora en una pista congelada, y que es una de las más grandes atracciones de los juegos invernales. Un trayecto de mil trescientos metros que se recorren en casi cincuenta segundos con la adrenalina al tope y los nervios hechos trisas.



La pista olímpica de Bobsled, de Park City, es una de las tres que existen en Norteamérica y es considerada como una de las más rápidas de todo el mundo. No obstante, sólo existen dos lugares en el planeta donde una persona común y corriente puede disfrutar de esta aventura, y éste, es uno de ellos.



Un recorrido que incluye diez y seis vertiginosas curvas y la presión de cinco fuerzas G sobre la espalda, que sin duda será una experiencia inolvidable para todos aquellos amantes de la velocidad. Y para aquellos que no lo son tanto, pero que tengan el valor de subirse a este veloz carrito.


Para el asombro  


Algo que vale la pena conocer de cerca, son las pistas de salto nórdico. Si se corre con suerte, es probable observar los entrenamientos de este asombroso salto, un espectáculo que resulta impactante, dada la distancia que los atletas recorren luego de tomar impulso en una plataforma de 120 metros de largo. Para tener una idea, algunos de estos saltos en ocasiones pueden llegar a ser equivalentes a recorrer la distancia de un campo y medio de futbol.


Datos

*El “cometa” como también es conocido el parque, está abierto a personas de todas las edades a partir de los 16 años y el costo por cada paseo es de 200 dólares.



*Una visita al museo del esquí de Alf Engan es también recomendable. 

















1 comentarios:

Andrews dijo...

Es fantástico, todos los juegos de nieve son fenomenales, creo que por ahora es uno de mis sueños frustrados, pero pronto estaré por uno de esos lados

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More