martes, 15 de mayo de 2012

Culiacán, negocios, entretenimiento y mucho más

Aunque la vocación turística de esta capital ha sido enfocada a los negocios, existen un sin número de lugares y actividades que resultan ideales tanto para una pre, como para una post-convención  
Redacción /Confines
Culiacán es un destino que ofrece algo atractivo para todos. Ya sea que se hable de congresos y convenciones, o bien de una escapada con la familia, planeada sólo para olvidarse un poco de la rutina cotidiana y disfrutar de los muchos atractivos de esta ciudad, ya sea en el aspecto cultural, gastronómico, ecoturístico o de vida nocturna.
Si bien es cierto que la capital del estado de Sinaloa se distingue desde hace ya muchos años por su vocación de negocios y la facilidad que ofrece para concretarlos, también se puede pensar en ella como algo más.
A decir verdad, Culiacán tiene muchas más cosas para ofrecer de lo que se cree. Pero comencemos por el principio o mejor dicho, por el Centro, que es uno de sus más renombrados atractivos.
Aunque pocos lo saben, el Centro Histórico de la ciudad es un rico compendio de casas coloniales con patios interiores rodeados de arcadas de medio punto y edificios de bella arquitectura, como los que se pueden apreciar en la Plazuela Rosales, la mayor parte de los cuales son obra del arquitecto Luis F Molina.
Es por ello que este pequeño centro, uno de los más antiguos del noreste del país, es considerado como Patrimonio Cultural e Histórico.
Ahora que si lo que buscas es un poco de relajación, luego de una junta de trabajo o para llevar a los niños a dar un paseo, lo ideal es la Isla de Oraba, un sitio poco conocido para aquellos que no habitan aquí, pero que ofrece un buen numero de actividades culturales como conciertos, exposiciones culturales entre las que se incluyen pequeñas puestas en escena dentro de la zona del parque.
La isla es un espacio de 33 mil kilómetros cuadrados, con abundante vegetación, perfecto para hacer ejercicio o disfrutar de un paseo en bicicleta.
De este mismo estilo, pero con una vocación diferente, se encuentra también el parque de Las Riberas, espacio ecológico abierto en el año 2008, ubicado justo en los márgenes de los ríos Humaya y Tamazula. Un lugar que ofrece diversas actividades como tirolesa, lanchas de pedal, muros de escalar, ciclopista, y otros atractivos.
Ahora que si lo que te gusta es emplear tú tiempo en actividades más educativas, el lugar es el Centro de las Ciencias, un museo didáctico enfocado a escudriñar los secretos de las ciencias naturales y exactas, de forma amena y un tanto informal. Cuenta con 12 salas de exhibición museográfica, 11 laboratorios, aulas, auditorio y un moderno planetario.
Si te gustan los mercados, el sitio que tienes que visitar es precisamente el mercado Garmendia, un lugar que hoy en día es ícono de la ciudad, no sólo por su arquitectura sino por lo que representa para la vida cotidiana de la capital; con su fachada totalmente pintada de blanco, este centro de comercio es un lugar que sin duda llama la atención, no sólo por sus adornados locales, sino por el buen número de visitantes que llegan a él provenientes de diversos lugares.
Un poco en las afueras
Pero no todos los atractivos de Culiacán se concentran en la zona urbana. Existen muchos lugares dignos de visitarse fuera de ella, primeramente por sus encantos, pero también por su cercanía.
El primero de ellos es la bahía de Santa María, el lugar perfecto para disfrutar de la más variada gastronomía del mar, por ser un criadero natural de cientos de especies de pescados y mariscos como: el callo de hacha, ostión, almeja y la jaiba.
Siguiendo con el tema de las playas, otra buena recomendación es acudir a La Playa de Ponce, 31 kilómetros de playa virgen, en donde hasta el más preocupado se abandona a la relajación que provoca sus olas tranquilas y donde se pueden ver algunos de los más espectaculares atardeceres de la región. De modo que si te gusta la fotografía, éste es el lugar ideal.
Muchos pueblos con encanto  
Aunque poco conocido, a las afueras de Culiacán existen varios pueblitos con mucho encanto, capaces de seducir fácilmente con su atractiva arquitectura, sus costumbres y sus tradiciones.
Tal es el caso de Imala, una pequeña población localizada a 25 kilómetros de la capital, justo en la zona serrana, siendo su principal atractivo sus manantiales de aguas termales que hoy sirven de balneario.
Durante la época colonial, Imala fue una población muy importante por ser el paso obligado de arrieros, que hacían el viaje por la sierra de Durango, transportando, muchos de ellos, el fruto de sus ganancias de las minas de oro y plata.
Por otro lado se encuentra Quila, una población a la que distingue su majestuoso templo dedicado a la virgen de La Candelaria, el cual desde hace ya muchos años se ha convertido en el centro de peregrinaciones multitudinarias y manifestaciones de religiosidad organizadas por cofradías que proviene no sólo del pueblo, sino de las localidades cercanas.
Asimismo se encuentra El Dorado, un pueblo enclavado en una zona de playas vírgenes, que además es un lugar ideal para la práctica del turismo cinegético, por la gran cantidad de estuarios que se encuentran en los alrededores y que sirven de morada temporal a diferentes especies, como el pato silvestre proveniente de Canadá.
Un lugar perfecto para los congresos y las convenciones
Como es sabido, Culiacán es una ciudad que en los últimos años ha sido anfitriona de exposiciones y convenciones tanto nacionales como internacionales, esto, debido principalmente a los excelentes servicios de logística que ofrece, a su conectividad carretera y su moderna industria hotelera.

Son todas estas facilidades las que han permitido, que en muy poco tiempo, esta capital, llamada también la Ciudad Jardín de México, se convierta en el municipio más competitivo económicamente hablando, de la entidad, y  si a eso se le suma la amplia gama de actividades que pueden ser involucradas en programas de congresos o viajes de incentivo, el destino se convierte en el lugar ideal para los encuentros.
Culiacán cuenta asimismo con un Aeropuerto Internacional que conecta con la capital del país y otros estados de la república, además de varias  urbes de los Estados Unidos, de modo que el arribo dejó de ser un problema desde hace varios años.
En lo que toca al turismo de reuniones, éste se ha convertido en una pieza importantísima para el desarrollo de la ciudad, por lo que se ha apostado muy fuertemente a este rubro, hasta lograr que sea su más importante y sobresaliente vocación.
Atractivos de naturaleza historia y cultura, se unen para crear toda una amalgama que hace atractiva a esta urbe, no sólo en lo que toca a la logística de un evento, sino a todas las demás actividades extra convención que se deseen desarrollar.
En este sentido, los recintos especializados para recibir a las juntas corporativas, los programas académicos y sesiones plenarias llegan a 58 espacios (hoteles) con capacidad desde 30 hasta 800 personas.
Estos hoteles representan además la posibilidad de hospedar a casi 1,800 huéspedes. La ciudad dispone, complementariamente, de un salón con capacidad hasta para tres mil personas; siete auditorios cuya capacidad máxima es de 970 personas; cuatro estadios con aforo para 23 mil asistentes, y cuatro recintos emblemáticos con capacidad máxima de 800 personas cada uno.
Y por si eso fuera poco, existen otros lugares cuya vocación no es precisamente turística, pero con los cuales se han hecho alianzas para albergar distintos eventos. Recintos abocados a la difusión del arte, auditorios y edificios antiguos conforman una extensa gama de opciones para realizar diversos tipos de reuniones, cenas y cocteles.
Así, pueden ser acondicionados lugares como el Museo Regional, la Casa Museo del Chino Billetero y el Centro de Ciencias de Sinaloa. De igual manera, algunos recintos emblemáticos de la ciudad resultan ideales para llevar a cabo ceremonias de inauguración y clausura espectaculares.
En ese conjunto entran, por ejemplo, el Museo de Arte de Sinaloa, el Archivo Histórico, el Palacio Municipal y el Casino de la Cultura. Para montajes al aire libre, la ciudad dispone de espacios tan disímbolos  como la Plazuela Obregón, la Plazuela Rosales, el Parque Ernesto Millán, las Fuentes Danzarinas y la Isla de Oraba.
Cómo llegar
*Una de las principales ventajas de Culiacán es su gran conectividad con el resto del país, ya sea que se quiera arribar por tierra o por aire, las dos opciones resultan muy convenientes.
*Por tierra desde la ciudad de México es necesario tomar la Carretera Federal  No 15, o bien por la autopista, el tiempo aproximado de recorrido es de 17 horas. Si prefieres algo más cómodo como el avión, el trayecto es de sólo una hora 25 minutos y existen vuelos directos diarios.
Para más información:  http://www.culiacan.com.mx/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More