viernes, 20 de julio de 2012

Sobria y elegante, Londres será epicentro del deporte mundial

Es la primera ciudad en el mundo en organizar tres veces los Juegos Olímpicos de la era moderna: 1908, 1948 y 2012. Ya cuenta con un Parque Olímpico de los más modernos del mundo
Por Juan Gerardo Reyes/Enviado
Por lo menos dos mil años de historia envuelven a Londres. Esta emblemática ciudad a orillas del río Támesis, fue habitada por los celtas, antes de que los romanos la fundaran en el año 43 a de C y le dieran el nombre de Londinium. Hoy La City, su corazón urbano, es uno de los principales centros financieros del mundo, y una capital cosmopolita, multicultural y multiétnica.
Es una ciudad que creció de una manera exponencial en los últimos siglos, al igual que su población donde hay indios, pakistaníes, africanos, latinos y asiáticos, los cuales conviven en 32 distritos en los que se divide la metrópoli.
A pesar de su edad y sobriedad, Londres no tiene un estilo arquitectónico definido. Sus edificios corresponden a diversos periodos. Se conservan pocas estructuras anteriores al gran incendio de 1666 que la destruyó, a excepción de la Torre de Londres y algunos ejemplos de la arquitectura del estilo Tudor  —la última forma de la arquitectura medieval—. Pese a todo es una ciudad sobria y elegante
Se caracteriza también por su clima lluvioso y frio. Una gran parte del año la capital británica permanece cubierta por una densa neblina y lluvia. Es tal la falta de luz que cualquier momento en el que penetran los rayos del sol, es aprovechado por los londinenses para “asolearse” en parques y jardines.
La mejor época para viajar a Londres es en verano. Las neblinas invernales que cubren la ciudad durante la mayor parte del año desaparecen y las lluvias no son tan frecuentes.
Una gran oferta turística
Los privilegiados que puedan asistir a los XXX Juegos Olímpicos en la capital inglesa, podrán disfrutar de una gran cantidad de atractivos turísticos como la Torre de Londres, el Big Ben y el Parlamento, Trafalgar Square, el Palacio de Buckingham, Picadilly Circus, Hyde Park, el Castillo de Windsor, la catedral de Wetsminster. Al igual que las maravillas que guarda el Museo Británico o de las increíbles figuras de cera del Museo Madame Tussauds.
Además, los atletas y sus delegaciones, así como los turistas que lleguen a La City, encontrarán una ciudad remozada y una imponente infraestructura deportiva en su Parque Olímpico con modernos estadios para todas las disciplinas.
Londres también es un lugar para ir de compras y conocer las últimas tendencias de la moda europea. Los almacenes Harrod's son un emblema en la ciudad y las principales tiendas de moda tienen sus establecimientos en Knightsbridge o Bond Street. Si preferimos los mercadillos callejeros habrá que visitar Covent Garden, Camdem Town o el Soho.
Cualquier punto del centro puede ser el inicio del recorrido por esta ciudad cuya elegancia no se pierde a pesar del tiempo y la modernidad que la envuelve.
Sn lugar a dudas es un sitio de contrastes. Una metrópoli donde el clásico caballero inglés comparte vagón del metro con el joven de extraña melena o rara vestimenta; donde conviven una forma de hacer política, propia de otros siglos, con las discotecas, pubs  y clubs modernos e innovadores.  
Por ello decimos que Londres es un conjunto de ciudades superpuestas con micro universos que comparten un mismo espacio físico y un mismo nombre. Recorrerla supone vivir experiencias distintas e intensas que ninguna otra ciudad en el mundo tiene.
Lugares imprescindibles
Frente a la oferta turística de esta amigable ciudad, es indispensable visitar el London Eye. Es un mirador que semeja una enorme rueda de la fortuna con amplias góndolas de cristal. Tiene una altura de 135 metros y fue construida en el año 2000 para conmemorar la llegada del nuevo milenio. Desde lo más alto de esta mole, en un día claro, la vista puede llegar a 40 kilómetros de distancia.
El Ojo, como sería su traducción al español, está situado a orillas del Támesis, en el lado opuesto al Big Ben, dispone de 32 góndolas provistas de aire acondicionado y cada una de ellas tiene una capacidad para 15 personas. Su recorrido es de una media hora. La entrada para los adultos es de 14.50 libras, y para los menores de 15 años de 7.25. El tour más exclusivo, que incluye una copa de champaña, es de 25 libras por persona.
Luego de un paseo por el Támesis, el río que cruza Londres, nos trasladamos al museo de cera Madame Tussauds. Tal vez el más famoso del mundo. Es un centro con una gran cúpula verde donde se puede vivir una grata experiencia. La entrada cara: 25 libras, sin embargo lo que uno encuentra en su interior justifica el gasto. Hay figuras de  tamaño natural que se pueden tocar.
Existen un sinfín de personajes del espectáculo, la política, la pintura y la historia, como Michael Jackson, Morgan Freeman, Humphrey Bogart, Nikol Kidman, la Princesa Diana o la familia Real que incluye a la Reina Isabel II de Inglaterra, el Príncipe Carlos y Camila Parker, así como Hiltler, Castro Ruz o el Papa Juan Pablo II.
Las calles londinenses inevitablemente llevan a visitar al Big Ben, nombre con el que popularmente se conoce a la Torre del Reloj de Palacio de Westminster, sede del Parlamento Británico, en el que destaca su torre enclavada en el extremo noroeste, y que  sin duda es el monumento más representativo de la ciudad. El nombre de Big Ben se refiere al reloj y a la campana del mismo de 13.8 toneladas de peso que se encarga de marcar las horas.
Cultura y esparcimiento
Nuestros pasos nos llevan a Piccadilly Circus. Se puede decir que este punto es a Londres lo que la Puerta del Sol es a Madrid o los Campos Elíseos a París. O sea, el lugar más concurrido por los londinenses y el preferido para hacer compras, tomar café, o simplemente caminar. Es el centro neurálgico de la animada noche londinense. Hay grandes anuncios de neón que, dicen los que saben, existen desde 1890, fecha en que se colocaron los primeros, y que se han convertido en la imagen típica del Londres nocturno.
Una de las plazas más célebres y concurridas es la Trafalgar Square, misma que fue erigida en conmemoración a la victoria de la flota inglesa comandada por Nelson sobre las flotas española y francesa en la célebre Batalla de Trafalgar el 21 de Octubre de 1905. Destaca el monumento del almirante Nelson, una columna de 50 metros de altura, en cuya base descansan cuatro leones de bronce a los que todo visitante intenta subirse. Aquí está la National Gallery, una de las pinacotecas más importantes del mundo, así como la iglesia de Saint Martin in the Fields, un recinto de estilo neoclásico realizada en 1726.
Quien visite Londres tiene que conocer el British Museum el cual posee la mayor y más importante colección de piezas arqueológicas del mundo; destaca el arte asirio, egipcio, griego o romano. Aquí se encuentra la Piedra Rosetta, importantísima para la arqueología   mundial.
Cómo llegar

Desde la Ciudad de México existen varias líneas aéreas que ofrecen vuelos directos a Londres, ciudad que dispone de cinco aeropuertos, todos con amplias facilidades para transportase: metro, tren, colectivos y sus emblemáticos y carísimos taxis.


Si llegas al aeropuerto internacional Gatwick, a 48 kilómetros de la ciudad, tienes la opción de ir a la estación de trenes Gatwick Express. Ahí tomas el tren hacia la estación Victoria, que te coloca en el corazón mismo de Londres. 18 libras esterlinas. También están las minivan compartidas: 17.60 libras; autobús 13 libras, o taxi, 100 libras en promedio.


Dónde hospedarse
El hotel Park Plaza County Hall es una buena opción. Se ubica en 1 Addington St. London. SE1 7RY, muy cerca del London Eye. Su tarifa incluye el desayuno.
Dónde comer                                                                                                              
Una posibilidad es el restaurante del hotel Park Plaza County Hall. Con la ventaja de que, además de la buena comida, hay personas que hablan español y te aconsejan para hacer una buena elección de platillos.
Recomendaciones
Hay que comprar desde la ciudad de origen pases especiales y boletos de tren, ello abarata  la entrada a diversas atracciones. El London Pass facilita el acceso a la Torre de Londres,  al Puente de Londres y el paseo por el Támesis. El BritRail facilita el acceso a la trasportación por tren. Además el Original London Tour (que se realiza en turibus), permite recorrer la ciudad, bajarse en los sitios de interés y volver a subirse hasta completar el recorrido.   


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Thanks very interesting blog!
My web page ... Fat Burning Furnace

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More