martes, 28 de agosto de 2012

Todos Santos, un lugar de encantos escondidos

Ma. Consuelo Contreras E

Dicen que se llama Todos Santos porque, cuando los evangelizadores llegaron a la parte baja de la península de California, ya habían ocupado todos los nombre que conocían y no sabían cómo nombrarlo: ya estaba cabo San Lucas y San José del Cabo, a una isla la habían llamado Espíritu Santo y a una playa San Sebastián; así es que para bautizar a este singular lugar lo que se les ocurrió fue Todos Santos.

Y en honor a ello sus artesanos fabrican santos de todo tipo. En 2006 la Secretará de Turismo Federal lo designó Pueblo Mágico.
Su plaza

Ilusa de mí, pensaba encontrarme con un pequeño pueblo escondido en las serranías, con los techos de sus casas a dos aguas, cubiertos de tejas rojas y calles empedradas; pero ¡no!
Justo uno de los atractivos de Todos Santos es su diferencia; es más, el pueblo a veces desencanta a sus visitantes. Pero sólo a la primera vista, porque su belleza hay que buscarla en sus calles, su iglesia, sus comercios, sus construcciones y, sobre todo, en sus oasis costeros que son los que le han dado a Todos Santos su singular belleza natural.
Cuando le pregunté a uno de sus habitantes por qué Todos Santos había sido designado Pueblo Mágico, me explicó que una causa son los cristalinos arroyos que su suelo contiene y que forman pequeños oasis que permiten el crecimiento de un gran número de árboles, palmeras y flores que embellecen y refrescan la ciudad.
Gracias a estos manantiales los visitantes disfrutan los grandes contraste que se miran desde la carretera que va de Cabo San Lucas a Todos Santos, donde repentinamente pasas de paisajes áridos, con matorrales y cactus; a imágenes  con palmeras y  árboles, que más que en un desierto, parecen estar plantados  a orillas de caudalosos ríos.   
Un camino de asombros
La hora y media que pasamos en carretera para llegar a Todos Santos es, en verdad, todo un disfrute. La mirada se acostumbra primero a lo árido del desierto, con los intensos azules del cielo pintarrajedo por sus nubes, y repente, al salir de una curva, la grandeza del océano Pacífico  asomandose de frente o a la derecha, ofreciendo oleadas de aire fresco que te hacen olvidar que estás en el desierto.
Y luego sin más, otra vez cactus, matorrales, calor seco, arena y animales aventureros que cruzan la carretera.
Quería  ver esos oasis de los que tanto hablan los lugareños, así que en cuanto llegamos a Todos Santos nos dirigimos a una terraza mirador que tiene vista al Valle del Pilar: una hondonada tupida de grandes y verdes palmeras que, a manera de un ancho cordón, se extiende por las orillas del pueblo y termina muy cerca de la playa, flanqueado por dos playas: La Poza y La Cachorra.  
 Por eso dicen que Todos Santos es un oasis; en especial si se le compara con el árido paisaje sudcaliforniano, copado de frondosos árboles, bugambilias de intensos colores y robustas palmeras. Y en sus sembradíos, chiles, pepinos, mangos, papayas y  aguacates; sustitutos de las antiguas plantaciones de caña de azúcar del siglo XVIII y XIX.
Un legendario hotel
Un sitio obligado es sin lugar a dudas el Hotel California: famoso albergue que se mueve entre una leyenda musical y otra de fantasmas que afirma la aparición de una chica (Mercedes), quien invitaba a los parroquianos a tomar una copa en el bar del hotel.
Verdad o mentira, lo cierto es que esta circunstancia ha influido en la fama del hotel. A él llegan viajeros nacionales e internacionales deseosos de disfrutar sus exclusivas recamaras (sólo once), decoradas con gran imaginación enriquecida por mobiliario y arte de todo el mundo.

Un costado de la iglesia
Comer en su famoso restaurante La Coronela (llamado así en honor a María Dionicia Villarino Espinoza, una de las todosanteñas más arrojadas del lugar) es parte de la experiencia, por sus exóticos platillos y tradicionales tortillas. Dionicia fue una valiente guerrillera que combatió en la Revolución.
Otro atractivo del hotel es su tienda: un llamativo bazar donde se pueden adquirir múltiples curiosidades, ángeles de todo tipo, joyas y antigüedades.
Una plaza todosanteña
Rodeada de palmeras, la plaza de Todos Santos es el lugar ideal para descansar. Qué mejor manera que hacerlo deleitándose con un helado mientras se contemplan los edificios que la rodean; como el de la misión de Nuestra Señora del Pilar, patrona del pueblo, especial por su atractiva sencillez.
Este edificio data de mediados del siglo XIX y en la actualidad alberga una pequeña representación de la  virgen Del Pilar enmarcada por un vistoso y colorido vitral e iluminada  por dos grandes ventanales.
El mítico Hotel California
Cerca de la misión está el Teatro Manuel Márquez de León, con su inconfundible estilo californiano de fachada blanca y grandes arcos; casi tal y como lucía en 1945, cuando lo inauguró el general Francisco J. Mújica, gobernador del entonces territorio de Baja California Sur.
La plaza se viste de gala en todas las festividades religiosas o culturales del pueblo, aunque la más importante es la del 12 de octubre, día de nuestra señora del Pilar.
Pero no todas las bellezas de Todos Santos, se encuentran en él; a pocos kilómetros se localizan magnificas playas a mar abierto, especiales para nadar y surfear: San Pedrito, Los Cerritos, Los Estéreos y Punta Lobos son algunas de ellas.

Localización
Todos Santos se localiza en Baja California Sur, entre cabo San Lucas y La Paz. Saliendo de San José de los Cabos se llega primero a Cabo San Lucas, luego tomar la desviación. Para llegar hay  que recorrer aproximadamente 153 kilómetros. Es recomendable rentar un auto.
 Recomendaciones
Ten cuidado de regresarte por la carretera nueva, ya que la vieja –aunque es muy atractiva– también es muy intrincada y tiene muchas curvas, por lo que se puede tardar hasta tres horas para llegar.
Lleva suficiente agua para hidratarte porque en el camino no hay tiendas; no hay que olvidar que se está en medio del desierto.
La vida cotidiana
En Todos Santos se han instalado pintores, escultores, poetas, escritores y otros artistas de Estados Unidos y Canadá, por lo que está colmado de galerias.

Hotel California




0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More