martes, 25 de septiembre de 2012

No hay mejor acompañante que una taza de café

El café acompaña todos los momentos de nuestra vida: en las comidas, en los viajes, en la lectura, en la alegría y hasta en el dolor

Ma. Consuelo Contreras E.

¡Qué lástima! En México consumimos más refrescos y aguas frescas que café. Tal vez porque desconocemos los múltiples beneficios que proporciona a nuestro cuerpo. Pero, ¡qué bueno!, ahora las costumbres sociales nos obligan a consumirlo: nadie puede negar que una taza de café siempre está presente en la oficina, en las comidas, como pretexto para ver a los amigos o mientras esperamos a alguien o algo.

¿Y, cuál es la mejor hora para tomar café?
La que cada quien elija, cualquier hora y pretexto es bueno. Lo más común es a la hora de levantarse, para terminar de despertar, dicen; y eso es muy cierto, ya que se trata de una bebida estimulante que contiene un alcaloide llamado cafeína.
De cuatro a cinco tasas al día (no importa si es instantáneo o de grano) es la dosis recomendada por los médicos.
Algunas personas lo consumen por las noches sin que les altere el sueño; otras lo toman antes de hacer ejercicio (para un mayor rendimiento) y otras más cuando hace mucho calor: que para refrescarse.
Lo cierto es que al café, además de su gran poder de convocatoria para socializar, se le han descubierto muchas propiedades para la salud: mejora la memoria olfativa, el recuerdo, reduce el riesgo de cáncer, disminuye la absorción de la glucosa y protege al hígado y al cerebro, entre otros muchos beneficios, ya que es un potente antioxidante.
En México se consume menos de 1/2 taza de café al día. Los hombres lo toman más que las mujeres, pero ellas prefieren la variedad: capuccino moka, café crema, café y chocolate, frapuccino, escarchado...
En nuestro país los infantes casi no lo beben, mientras que en Brasil, por ejemplo, está incluido en el desayuno escolar; y es que diversos estudios científicos han comprobado que mejora la capacidad de aprendizaje.

El café también se cata
Un barista es un profesional especializado en la cata del café; se forma en escuelas reconocidas y sabe identificar los cafés de alta calidad, sus temperaturas, su tiempo de reposo, las tazas, leches, porciones, tamaños y demás.
La barista Ana García Montero dice que: “Un buen café es aquel que mantiene un estricto control de calidad durante toda la cadena: la tierra donde se cultiva, los abonos que se usan, su recolección y secado, el tiempo y la forma de tostarlo, el molido y…El momento en que se bebe”.

Algunos Datos
- El café se consume en todos los estratos sociales
- Los jóvenes consumen cada vez más café
- De los 50 alimentos con mayor cantidad de antioxid

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More