jueves, 20 de marzo de 2014

El Cielo. Vinos irreverentes de gran calidad


Juan Gerardo Reyes
Fotos: Enrique Yañez

En un mercado que se ha vuelto por demás competitivo, como es el Valle de Guadalupe en Ensenada, Baja California, nació un concepto integral que incluye viñedo, hotel boutique, vinícola, sala de exhibición, degustación y restaurante con vinos, de los que se puede decir son irreverentes por la mezcla de uvas que hacen y que, en otras latitudes, estaría prohibido, por aquello de la denominación de origen.

Su propietario, Gustavo Ortega Joaquín, explicó que su sueño, y el de su esposa, se convirtió en un proyecto de vida. “Habíamos pensado poner un pequeño hotel boutique, pero luego de viajar por Europa y Estados Unidos, nos surgió la idea de un hotel en medio de un viñedo, y ahora tenemos esta propiedad, El Cielo, cuya inversión es de 12 millones de dólares”.

Gustavo Ortega, originario de Cozumel, reconoce que de turismo sabe mucho, pero de vinos no. “Por  eso viajamos, para saber qué se hacía en otros países y qué se hace en México.” Un amigo “nos dijo: si quieres hacer buen vino, ve al Valle de Guadalupe. De esta forma creamos nuestros propios vinos”.


“Vimos una propiedad en el Valle de Guadalupe y decidimos invertir aquí. Compramos un terreno de 29 hectáreas inicialmente para el plan maestro que incluye el viñedo y la zona hotelera. Adicionalmente compramos 36 hectáreas más en el Valle de Ojos Negros como reserva territorial, pensando en el crecimiento futuro.”

“En materia de vinos, vinimos a aprender y, con base en ello, hicimos alianzas, pero sobre todo, recibimos ayuda de Don Juan Ríos, dueño de la vinícola Barón Balché, quien nos orientó e incluso nos prestó a su enólogo. Y logramos hacer nuestros vinos con personalidad propia.”

“Hemos sembrado 12 varietales de cepas cuidadosamente seleccionadas; y en la Vinícola, todo el proceso de vinificación, crianza y guarda se realiza en un espacio subterráneo para garantizar la temperatura constante de manera natural. Al cerrar 2013 llegaremos a 8 mil cajas, lo que nos coloca como una vinícola mediana en comparación con las empresas del valle”.

Lo que ya producen
“Nuestros vinos —explica—, son diferentes. Ahora somos un punto de referencia. Tenemos dos líneas de vino, pero van a ser cuatro. Contamos con lo que es la línea Astrónomos, que son vinos tradicionales como el Galileo, tempranillo 100 %, con las características de los vinos españoles. También está el Copernicus, que es Cabernet-Merlot, una combinación tradicional francesa.”

“Pero lo más importante, nuestra línea Constelaciones. Ahí estamos buscando vinos que sean muy de la región, que se diferencien de los vinos de otras partes del mundo, por la calidad de uva que se da por acá.”
“Con base en ello creamos Orión, una mezcla de tempranillo-Genache. Aquí el teempranillo le da un toque especial muy de caramelo, se me hace muy del Valle.”

“El Perseus es un vino muy aventurado, porque utilizamos dos variedades de uvas que normalmente no se mezclan, el Nebiolo y el Sangiovese. El Nebiolo se da en pocas partes del mundo, principalmente en Piamonte, Italia, pero esta uva en México es más fuerte y de sabor exquisito. Por ello logramos un vino potente, tánico, estructurado, con la frutalidad y la frescura de cada uva.”

Gustavo Ortega
“La de las Estrellas, que combina el Nebiolo con Petit Syrah, tiene colores púrpura, más frescos, con un balance de tanicidad y frutal espectacular. Este lo vamos a liberar en 2015.”

México tiene un gran futuro en vinos. Y aquí en Ensenada no se diga. Entre otras cosas “porque no tenemos una denominación de origen que nos limite y podemos hacer combinaciones que para muchos pareciera irreverente”, concluyó Gustavo Ortega.

Datos

Rodeado de montañas, cielos de azul intenso y clima muy fresco, El Cielo está ubicado en la parcela No. 118 km. 7.5, Carretera Guadalupe - El Tigre, Ejido El Porvenir.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More